22 de abril de 2013

Cómo piensan, cómo sienten las personas centenarias de Okinawa.


Existe un tipo de personalidad resistente al estrés que permite que se afronte las situaciones conflictivas de una manera más inofensiva para la salud. En Okinawa habita el mayor porcentaje de población centenaria del mundo, no sólo con un mayor índice de expectativa de vida, sino con un excelente estado de salud y autonomía personal.
 Okinawa está compuesta por 161 islas que dan forma a un precioso archipiélago lleno de palmeras, y que se extiende unos 1500 kms. entre Japón y Taiwan. A Okinawa también se le conoce como las Galápagos del Este por su abundancia de flora y fauna, así como sus bosques alimentados por una lluvia limpia (un aire privilegiado con escasa contaminación).
Además, en Okinawa habita el mayor porcentaje de población centenaria del mundo (con relación a su población total), no sólo con un mayor índice de expectativa de vida, sino con un excelente estado de salud (que hace que la población se mantenga joven durante más tiempo) y autonomía.
Las enfermedades del corazón son mínimas, las arterias se mantienen jóvenes, limpias y elásticas durante más décadas que en la población occidental; el cáncer de mama es tan raro que prácticamente no se hace uso de las mamografías; la mayoría de los hombres mayores no han oído hablar en su vida del cáncer de próstata y la mayoría de las mujeres no entienden el concepto de la menopausia más que como el final de las posibilidades de embarazo: no experimentan sofocos espontáneos, problemas de corazón, descalcificación de los huesos o mayor tendencia al cáncer.

Ciertos estudios concienzudos durante 25 años investigando cómo viven, cómo se alimentan, cómo piensa la población, han concluido en que gran parte del "secreto" a voces está en su tradicional dieta baja en calorías, pocas grasas animales, rica en verduras, frutas y legumbres, en especial la soja. Importante es también la variedad en la alimentación, y el ejercicio físico constante que mantiene a las personas centenarias aún en activo, trabajando, practicando taichí, artes marciales y danzas tradicionales. Hay que destacar también su autonomía y su independencia, que hace que las personas centenarias vivan solas en sus propias casas, aunque con muchas relaciones sociales y apoyo comunitario, como cualquier otra persona más joven. Pero no menos importante es su personalidad, su manera de ver la vida y afrontar las dificultades, que hace que reduzcan el estrés a un mínimo, en comparación con otras poblaciones del mundo.

Excelente salud psicoespiritual.

Los estudios (dirigidos por el Dr. Makoto Suzuki) concluyen que la población centenaria de Okinawa puntúa bajo en "urgencia temporal" y en "tensión", y por el contrario tienen altos niveles de "confianza en las propias posibilidades" y en "tenacidad". Los estudios revelaban actitudes optimistas, adaptabilidad y una forma fácil y relajada de afrontar la vida, buscando la simplicidad y evitando perder el tiempo en complicaciones inútiles. El concepto de moderación parecía ser una clave importante en sus valores culturales. Fuerte integración social y una profunda espiritualidad, especialmente entre las mujeres mayores, que son consideradas como sabias y más en contacto con las realidades más sutiles.
Los determinantes de su estilo de vida se podrían resumir de la siguiente manera:
  • actitudes positivas,
  • fuertes relaciones sociales,
  • fuertes creencias espirituales
  • sensación de bienestar y
  • satisfacción con la propia vida.

Envejecer no es sinónimo de enfermar.


Las personas en Okinawa se ven a sí mismas como saludables, y no consideran que hacerse mayores signifique enfermar y depender de otras personas más jóvenes.
La salud y la longevidad son celebradas, y forman parte de sus canciones tradicionales, sus himnos y hasta sus oraciones. Las personas mayores no sólo son respetadas sino también admiradas.

La religión y la espiritualidad son especialmente importantes en las mujeres, que tienen un rol activo en este sentido y son consideradas las líderes espirituales de la sociedad. Los estudios entre la población femenina centenaria revelaban una relación estrecha entre la firmeza e intensidad de sus creencias y su sentido subjetivo de bienestar y satisfacción por la propia vida.
Los estudios consideran que puede haber una estrecha relación entre las actitudes espirituales y la salud que mantiene la población con el paso del tiempo, su manera de envejecer, y que los valores éticos o espirituales ayudan a las personas a mantenerse sanas y jóvenes..

Bajos niveles de estrés.

El medio por el que la mente conecta con el cuerpo para afrontar el estrés es el sistema neuroendocrino. Los neuroquímicos típicamente producidos como respuesta al estrés has sido relacionados con docenas de enfermedades degenerativas. La sobrecarga de estos neuroquímicos (como el cortisol, la epinefrina y la norepinefrina) pueden llegar a afectar al sistema inmunológico, produciendo un debilitamiento de la resistencia a virus y bacterias, u otras enfermedades degenerativas más serias como las enfermedades cardiovasculares, hipertensión y cáncer. Son éstas enfermedades que han sido relacionadas e identificadas tradicionalmente con el proceso del envejecimiento, pero parece ser que no tienen tanto que ver con el proceso del envejecimiento en sí, sino con el estrés y el miedo producido por la falta de autoconfianza.
El estrés proviene de diferentes fuentes, incluyendo físicas, psicológicas, sociales o del medio.. Los ruidos, la sobrecarga de información que nos rodea, los rápidos cambios tecnológicos, las crecientes demandas de nuestro tiempo, son algunas de las fuentes de estrés que afrontamos cada día. Por no hablar de la contaminación, el trabajo en casa o fuera de ella, la educación de nuestras criaturas, las horas en medio del tráfico, los exámenes, las prisas... Pero mucho más importante que las fuentes de estrés en sí mismas es nuestra reacción a ellas -nuestra respuesta personal es lo que determina mayormente sus efectos sobre nuestra salud.


Y nuestras reacciones están influidas por nuestras creencias, valores, actitudes, experiencias previas y personalidad. Nuestra forma característica y personal de responder ante las fuentes externas de estrés pueden ser malas para nuestra salud, o por el contrario pueden ser beneficiosas. Incluso las enfermedades producidas por el estrés pueden ser aliviadas y curadas con actitudes positivas y ciertas mejoras en nuestra forma de asumir la realidad. Las investigaciones concluyen en que existe un tipo de personalidad resistente al estrés que permite que se afronte las situaciones conflictivas de una manera más inofensiva para la salud. Este tipo de personalidad es fundamentalmente positiva, con un gran sentido del autocontrol, estabilidad emocional, adaptabilidad y bajos niveles de emociones negativas (tales como la depresión, la ansiedad, hostilidad, sentido de marginación social, actitudes impulsivas y vulnerabilidad). Esta forma de afrontar positivamente el estrés propio de la vida se considera de gran importancia para prolongar la salud y la juventud.
El libro:

The Okinawa program


Texto: Marié Morales.

20 de abril de 2013

Cómo rebatir pensamientos pesimistas


"Ni tus peores enemigos te pueden hacer tanto daño como tus propios pensamientos" (Buda); es una frase magnífica; por lo tanto hay que aprender a atacar los pensamientos malsanos, pues éstos son los que hacen que nos comportemos inadecuadamente y nos sintamos mal; es una habilidad que se aprende con la ayuda de un terapeuta.
Si adquirimos la habilidad de modificar los pensamientos irracionales o pesimistas (los que nos hacen sufrir innecesariamente) por pensamientos racionales, optimistas u objetivos, seguramente nuestras emociones y comportamiento serán más prácticos y felices; esta otra frase nos resume lo anterior: "El que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino" (Stephen Crane).
Cuando la mala suerte nos ataca, debemos tratar de dar la vuelta a la situación o pensar que siempre podría haber sido peor. El optimista no es aquél que no ve las dificultades, sino aquél que no se asusta ante ellas, ni se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.
Para más información sobre terapias psicológicas y psicología:

Para aumentar el optimismo hay que detectar y rebatir los pensamientos pesimistas. Todos tenemos la habilidad de rebatir cuando alguien nos acusa, pero no la ponemos en práctica cuando nos reprochamos nosotros mismos. La clave es detectar los pensamientos pesimistas y luego tratarlos como si pertenecieran a otra persona, un enemigo cuya misión en la vida fuera hacernos desgraciados.
Cuando nos percatamos de que estamos teniendo un pensamiento pesimista, podemos aplicar el método ACCRR. A significa Adversidad, C creencias previas, C las consecuencias de esas creencias previas, R el rebatimiento de la creencia y R la revitalización que experimentamos al refutarlas con éxito.
Cuando se enfrente a un suceso adverso en su vida cotidiana, tome un papel y aplique el ACCRR: anote el suceso, sus ideas previas, las consecuencias de éstas, y proceda a rebatir sus creencias al respecto. Por último, compruebe la revitalización que experimenta cuando consigue oponerse a los pensamientos negativos.
Veámoslo con un ejemplo.

Método ACCRR

Adversidad. “Mi marido y yo salimos a cenar por primera vez desde el nacimiento de nuestro hijo y nos pasamos discutiendo por todo”.
Creencia previa. “Se supone que tenemos que disfrutar de una cena romántica y la desperdiciamos peleando por tonterías. En una revista leí que muchos matrimonios acaban luego del nacimiento del primer hijo. Parece que vamos en esa dirección”.
Consecuencias. “Sentí una profunda tristeza. Además me invadió el pánico”.
Rebatimiento. “Quizás esté siendo poco realista. Es difícil ser romántico cuando uno no ha dormido. Una mala cena no significa el divorcio. Hemos pasado por situaciones peores y acabó mejor nuestra relación. Tengo que dejar de leer esas revistas estúpidas. Necesito relajarme un poco y considerar esto como un primer intento positivo de experimentar romanticismo”.
Revitalización. “Empecé a sentirme mejor”.
Las creencias previas son creencias acerca de cómo deberían funcionar las cosas. Lo que nos decimos a nosotros mismos cuando nos enfrentamos a un acontecimiento adverso puede ser tan infundado como los desvaríos de un rival celoso. En estos casos nuestras reflexiones suelen ser distorsiones, hábitos negativos de pensamiento que tienen su origen en las experiencias desagradables del pasado: conflictos de la infancia, padres estrictos, un entrenador infantil demasiado crítico o los celos de una hermana mayor. Pero como ahora parecen provenir de nuestro propio pensamiento, sin duda deben ser ciertos. ¡Falso! No son más que prejuicios.
La base del rebatimiento es comprobar la veracidad de nuestras ideas previas.

Hay cuatro formas de rebatir

Evidencia. La forma más convincente de rebatir una idea negativa consiste en demostrar que realmente es incorrecta. Debemos preguntarnos: “¿Cuál es la prueba que apoya esta creencia?” Si sacó una nota baja y creyó que era “el peor de la clase“, remítase a los hechos. ¿Alguien obtuvo una nota inferior? En la mayoría de los casos la realidad estará a su favor.
Alternativas. Casi nada tiene una sola causa. La mayoría de los acontecimientos obedecen a varios motivos. Los pesimistas se centran en la peor de las causas, la más permanente y absoluta. Existen múltiples causas, así que, ¿por qué aferrarse a la más insidiosa? Analice todas las causas que pudieron contribuir al fracaso. Céntrese en las modificables (no haber estudiado lo suficiente), concretas (ese examen era más difícil de lo normal) y no personales (el profesor fue injusto). Gran parte del pensamiento pesimista consiste en aferrarse a la creencia más negativa sin basarse en la evidencia. Debemos aprender a desechar esa costumbre, habituándonos a generar pensamientos alternativos.
Implicaciones. La idea negativa que tiene de sí mismo quizá sea cierta. En esa situación hay que evitar el catastrofismo. Aunque la creencia sea cierta, pregúntese que implicaciones tiene. Una mala cena no tiene por qué ser sinónimo de divorcio. Pregúntese cuántas posibilidades existen de que ocurra lo peor. ¿Tres simples aprobados significan que nadie lo contratará jamás? ¿Una hamburguesa significa que está condenado para siempre a la obesidad? En este punto, vuelva a la primera técnica y repita la búsqueda de pruebas.
Utilidad. Cuando se salta el régimen y piensa “Soy un glotón sin remedio”, está buscando un pretexto para prescindir totalmente de la dieta. Pregúntese: “¿Qué beneficio me causará pensar de esta manera?”
Detalle todas las formas en que puede cambiar la situación. La esposa del ejemplo anterior decidió dejar de leer artículos de revistas sensacionalistas sobre el divorcio.

18 de abril de 2013

EL CORAZÓN TIENE CEREBRO.


 
 
 
 
 


Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.
Es intelig...
ente
Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir.
Existen cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro de la cabeza.

1. La comunicación neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.
Significa que el corazón puede influir en nuestra manera de pensar.
Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.

2. La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores. Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.

3. La comunicación biofísica mediante ondas de presión. Parece ser que a través del ritmo cardiaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.

4. La comunicación energética: el campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. Y se ha observado que cambia en función del estado emocional. Cuando tenemos miedo, frustración o estrés se vuelve caótico. Y se ordena con las emociones positivas.
Sí. Y sabemos que el campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre dos y cuatro metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.
¿A qué conclusiones nos llevan estos descubrimientos?
El circuito del cerebro del corazón es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro de la cabeza. ¿No será este nuevo circuito un paso más en la evolución humana?
Hay dos clases de variación de la frecuencia cardiaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos.
La otra es desordenada, con ondas incoherentes y aparece con las emociones negativas.
Sí, con el miedo, la ira o la desconfianza.
Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza. La conclusión es que el amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente.
El cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.
Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.
Este es un potencial no activado, pero empieza a estar accesible para un gran número de personas.
¿Y cómo puedo activar ese circuito?
Cultivando las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje.
Es la práctica de pensamientos y emociones positivas.
En esencia, liberarse del espíritu de separación y de los tres mecanismos primarios: el miedo, el deseo (avaricia) y el ansia de dominio, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años.
¿Y cómo nos libramos de ellos?
Tomando la posición de testigos, observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien. Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.
Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez.
Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer.

-----------------------------------------------------------------------------------

Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia. Profesora en la Sorbona, Francia y luego fundó en Quebec el Instituto para el Desarrollo de la Persona. Es autora de El poder de elegir, La libertad de ser y El maestro del corazón. “El ser humano lleva consigo un potencial extraordinario de conciencia, inteligencia, sabiduría y amor; descubrimientos científicos recientes lo constatan”.


 
 
 
 

17 de abril de 2013

Los 10 tipos de Ego

Descubre cuál es el tuyo...
“Jamás perderás tu conexión, siempre y cuando te pares en la humildad de tu corazón y no en la soberbia de tu ego”, se lee en las enseñanzas de un maestro espiritual. 
El ego, una palabra tan usada pero que poco se conoce sobre su significado profundo, pues encierra potentes cualidades, algunas han sido cargadas negativamente, sobre todo cuando su presencia se hace insoportable y se cae en juego del yo-yo. 
Es que ego, en latín significa yo. 
En psicología se le llama la instancia psíquica a través de la cual la persona se reconoce como “yo” y es consciente de su propia “identidad”. 
Es decir, es la parte central de la conciencia que tiene la tarea de dar el sentido de “sí mismo”. Según reza en los libros, la actividad yoica organiza la actividad consciente que consta de pensamientos, recuerdos, percepciones y sentimientos conscientes. 
“Todo lo que te sucede se mide según tu ego”. 
La psicóloga Fernanda Glaser explica que el ego es uno de los componentes de la personalidad que permite conocer cuáles son las necesidades a satisfacer. “En el lenguaje coloquial se le nombra como exceso de autoestima y evoluciona con la edad”. 
Agrega que el “yo” se entiende como una instancia del aparato psíquico, que, según la teoría freudiana diferencia lo externo de lo interno, ayudando a conciliar el "ello" con el mundo exterior. En ese sentido, dice, es una función que se adapta tanto a situaciones externas como internas. 
“Cuando una persona tiene un ego exacerbado suele tener dificultad para conectarse intima y satisfactoriamente con los demás. En otras palabras, le cuesta entender un ego que no sea el suyo”, señala. 
Esto sucedería porque el “yo” o ego busca satisfacer sus propias necesidades y motivaciones, perdiendo de vista las del mundo exterior, lo que casi siempre puede afectar relaciones significativas como las de pareja, laborales y también las amistades, familiares. 
Ahora, ¿cómo se forma? 
Fernanda Glaser responde: “Generalmente se constituye a partir de la percepción que un otro tiene sobre mí, casi siempre empieza con la madre que es la que cumple la función de ‘espejo’ para el bebé en los primeros años”. 
El problema está cuando esa formación se produce de tal manera que el mismo sujeto se vuelve objeto de deseo y es lo que ocurre en las personalidades narcisistas que son producto de un desarrollo personal, “que en vez de desear a un otro, se desea a sí mismo y su yo se configura de acuerdo con la libido que circula en su propio imaginario y lo que él o ella piensa que los demás piensan de él o ella, pudiendo adquirir rasgos  paranoides, etc.” 
Agrega que, en general, los narcisistas son sujetos que pierden la proporción de su yo y éste pasa a ser el centro de la actividad psiquica de la persona. 
Su importancia y cuidados 
Entonces estar parado en el ego significará estar centrado en uno mismo, lo cual es un tanto perjudicial si consideramos que los seres humanos somos seres sociales y ser autorreferente todo el tiempo, agota. 
Aunque vivir sin ego también será perjudicial, pues es el que da sentido de identidad, organiza las ideas, experiencias y percepciones del mundo. 
Más aún, en la revista de filosofía “Nitiare” explican que el ego está compuesto por múltiples Yoes o Defectos Psicológicos “que son como auténticas personas en nuestro interior: piensan, sienten y actúan. Nuestras frustraciones nacen justamente cuando a uno o más de esos defectos psicológicos no se le cumplen dichos objetivos personales”. 
En ese sentido, aparece nuevamente el gran problema que acarrea el ego, que es el constante deseo que incita. Eso tiene su lado positivo porque moviliza y hace que la gente reaccione, pero su límite o negatividad está cuando acarrea sufrimiento. En palabras de Sigmund Freud, “el yo supone el primer paso del propio reconocimiento para experimentar alegría, castigo o culpabilidad”. 
¿Qué tipo de ego tengo?
Sin embargo, en un plano espiritual, el excesivo ego o la conciencia individual perjudicaría el crecimiento personal pues ni se entera que existe una conciencia universal. Algo así como “un tapón que impide la ascensión de la mente a los estados superconscientes”, afirma el investigador, Iván Durán Garlick, autor del libro “El Ego". Agrega que la mente de una persona con poca autoconciencia es un hotel cinco estrellas para el ego. Entonces, indica que para evolucionar es necesario conocer qué tipo de ego predomina en la personalidad y trabajarlo. 
Para adentrarse en ese conocimiento, invita a revisar estas categorías y enterarse en qué clasificación se encuentra. 
Ego SABELOTODO: Es aquel ego que siempre cree tener la razón, le gusta dar consejos sobre todo, siempre contesta aunque no sepa, cree tener respuesta para todo, no se puede quedar callado. 
Ego INSACIABLE: Es el ego “centro de mesa”, no le gusta pasar desapercibido, hace cualquier cosa para llamar la atención. 
Ego INTERRUPTOR: Su necesidad de autorreferencia es tan fuerte que interrumpe permanentemente, nunca deja que los otros terminen de hablar. 
Ego ENVIDIOSO: Es el que no soporta los triunfos y éxitos de otros. Degrada a los que cree que son mejores que él. 
Ego PRESTIGIOSO: Es el ego que busca aplausos, reconocimiento y admiración en todo lo que hace. Siempre quiere ser el mejor. Frecuentemente les dice a los demás: “te lo advertí”, “yo sabía”, “te lo dije, pero tú nunca me escuchas”, etc. 
Ego JINETE: Se monta de lo que dicen otros. Se aprovecha de los datos de los demás para su propio beneficio. Saca partido de lo que otros dicen para estructurar sus propias intervenciones. Es copión y usurpador. 
Ego SORDO: Nunca escucha, le gusta hablar sólo a él, habitualmente finge escuchar. 
Ego MANIPULADOR: Es aquel ego astuto que siempre se las arregla, ya sea tergiversando, acomodando, engañando, mintiendo o justificando para que las cosas resulten siempre a su favor. 
Ego ORGULLOSO: Es aquel ego competitivo, discutidor, que no le gusta perder. 
Ego PREMENTAL (silencioso): Es aquel ego que calladamente tiene un discurso paralelo, es criticón, hipócrita y enjuiciador. 

El darse Cuenta. la identificacion con el ego






El darse cuenta es un primer paso para empezar a vivir una vida Consciente, dándonos cuenta dejamos de reaccionar a través de automatismos del cuerpo y la mente y somos nosotros mismos los que tomamos las decisiones.

Lo transpersonal trata de ir más allá de la persona o personaje (Trans es un prefijo que significa "al otro lado" o "a través de" y Persona hace referencia a un
ser racional y consciente de sí mismo, poseedor de una identidad propia. Viene del latín: persona y este probablemente del etrusco: phersu, máscara del actor, personaje). Nos planteamos quienes somos realmente más allá de los datos que figuran en nuestro documento de identidad. En la mayor parte de los casos las personas somos conscientes de que somos algo más que esa identidad, esa nacionalidad o cultura en la que vivimos, sabemos a ciencia cierta que de haber nacido en otro país o cultura probablemente no pensaríamos como pensamos.

Entonces ¿Quién soy yo?, cuál es mi verdadera identidad más allá del personaje que ahora a día de hoy interpreto…interesante pregunta …continuemos, vamos más allá ¿porqué para unas personas esta vida es un infierno y para otras un paraíso? Ahí están ellas, mis amigas las creencias. Creemos que somos esto o aquello…Son formas del Ego.

De este modo según nuestras creencias iremos conformando un personaje con el que nos moveremos por el mundo y nos identificamos, no es sólo uno pueden ser más y de hecho lo son. Hacemos el papel de padre/madre, hijo/hija, abuelo/abuela, amigo/amiga, jefe/jefa, compañero/compañera de trabajo, pareja, el papel de bueno para unos y de malo para otros, de víctima para unos y de verdugo para otros.

¿Por qué unas personas no son gratas y otras no las soportamos, mientras que el resto sí?

La respuesta está en el principio de Polaridad. la misma dualidad presente en todas las cosas de la existencia. Todo tiene su opuesto, los opuestos de hecho son idénticos por naturaleza pero diferentes de grado: El odio sería el opuesto del amor, en este sentido los extremos se tocan, todas las verdades son medias verdades y todas las paradojas pueden reconciliarse. El odio por lo tanto no es ausencia de amor sino amor en grado mínimo, dejaríamos de amar cuando sentimos indiferencia…

En cuanto al concepto de amor es un concepto totalmente diferente para cada persona, vemos así que hay algo que establece en qué parte de la polaridad nos encontramos y se ubica en las creencias de cada uno. ¿Y dónde viven nuestras creencias? En nuestros pensamientos, conformándolas.

Somos pues todo aquello que nuestra mente cree que somos. Y si nuestros pensamientos cambian, entonces nuestra mente cambia y por lo tanto aquello que éramos ahora ha cambiado. Podemos dejar de proyectar (nuestras sombras) en el otro partes de nosotros mismos y llegar a un comprensión profunda de la inconsciencia e ignorancia del otro, modificando así nuestras creencias y eligiendo cómo queremos reaccionar y desde dónde. En definitiva plantearnos cómo podemos definir o etiquetar a una persona por sus actos, si en realidad no conocemos la profundidad de esa persona.

Esto enlaza con el “Principio Universal de Causa y Efecto”. “Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a una ley; la suerte, que no es más que el nombre que se le da a una ley no reconocida; hay muchos planos de casualidad pero nada escapa a la Ley.”

En este sentido todo lo que sucede tiene un motivo que tal vez no podamos comprender desde nuestra ignorancia e inconsciencia salvo dándonos cuenta paulatinamente del efecto que nuestras creencias tienen en el modo en que nos relacionamos con los demás.

En múltiples ocasiones intuimos nuestra inconsciencia cuando decimos frases del tipo “YO no ME soporto más”. ¿Quién no soporta a quién? Es como si hubiera dos entidades en nuestro interior, uno que no se soporta y el no soportado.

Entramos aquí en el terreno de los dualismos, todo tiene su ying y yang, su principio femenino y masculino. Encontramos la mente objetiva, consciente, voluntaria y activa (principio masculino) y también la mente subjetiva, subconsciente, involuntaria, pasiva (principio femenino): El YO (yo consciente) y el ME (Ego o yo inconsciente)

Es el Principio Universal de generación. “La generación existe por doquier, todo tiene su principio masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos: El ego conforma el personaje, personaje que es observado por el yo consciente.

Características de ambas identidades:

Yo consciente:

· Se vincula con el corazón y su inteligencia

· Representa lo que realmente somos, nuestra esencia

· Creativo, conocedor de todas las cosas, es quien nos aporta todas las maravillosas inspiraciones. Las más bellas creaciones provienen de lo que somos realmente

· Sabe quién es y que tiene que hacer y no tiene que plantearse cuáles son los problemas que puedan traer nuestras decisiones, o si son correctas o no. Simplemente siente y hace, no tiene que pensar en las implicaciones de lo que hace, sino que sabe que tiene que hacerlo y lo hace. No hay duda. Pues aquellas cosas que nos suceden que podemos verlas como problemas o errores, con el tiempo acabamos aprendiendo que fueron aprendizajes y oportunidades y desde esa perspectiva dejan de ser errores, problemas o decisiones incorrectas.

· Encuentra soluciones creativas a nuestros problemas

Ego:

· Se vincula con la mente pensante, es mecánico, reactivo, busca sobrevivir defendiéndose.

· Engloba a los personajes, las creencias, las memorias de dolor etc.

· Duda de sí mismo y de sus propias decisiones.

· Quiere tenerlo todo controlado, analizado antes de tomar cualquier decisión, quiere sentir cual es la decisión más acertada.

· Aporta la voluntad, el compromiso, personal para llevar esas ideas a cabo través de esa voluntad hacemos que algo sutil como pueda ser una gran idea, sea materializado.

· Puede ser una herramienta de construcción o destrucción, puede sacar la fortaleza para movilizarnos o volverse cómodo y perezoso.

Podemos darle un uso constructivo del ego cuando empezamos a dar importancia a lo que sentimos en nuestro interior y nos conectamos desde nuestro corazón y utilizarlo como mero instrumento para llevar a cabo aquello que siente nuestro corazón

Pongamos un ejemplo:

Puedo utilizar a mi personaje Ego, la figura de Terapeuta Transpersonal, y a través de dicha figura puedo llegar a las personas, relacionarme con ellas y comunicando y transmitiendo aquello que mi Yo consciente y profundo tiene que transmitir y comunicar sin identificarme con tal personaje, ser en definitiva un canal por el cual mi esencia se manifiesta. Durante la terapia se produce una profundidad que va más allá del personaje, y sabemos que conectados a nuestro yo consciente que aquella persona ha recibido lo correcto y apropiado y se ha hecho todo lo que se tenía que hacer yendo mucho más allá de las explicaciones que el intelecto quiera dar.

Y esa seguridad y confianza del proceso que se ha llevado por un plano más oculto a nuestro intelecto, procede de donde realmente somos. Nuestro Ego-personaje, realizó un papel importante para permitir ese contacto de miradas. Una mirada en el que se produce algo mucho más profundo que mirar, se produce un reconocimiento de almas y ahí en ese reconocimiento es donde se produce lo oculto para el intelecto, el misterio.

No es necesario pues deshacerse o matar al “mi” (Ego), con este principio universal y con su desarrollo, queda claro que el Ego acaba siendo una herramienta necesaria para llevar a cabo todas las creaciones de nuestro Yo más profundo y consciente. El camino pasa por un equilibrio y armonía entre ambas identidades.

¿Cuándo surge el problema que genera el malestar?:Cuándo nos identificamos con el Ego, entonces se produce un desequilibrio con el Yo consciente.

Ambas identidades se encuentran sutilmente separadas con lo cual es muy fácil caer en esa identificación.Lo podemos detectar cuando comenzamos a poner etiquetas al otro o a nosotros mismos.Por ejemplo el hecho de ser generoso, cuando nos identificamos con esa etiqueta y tratamos de convencer al otro de los beneficios de serlo,nos estamos identificando con el personaje, separándonos de la otra persona/s: Yo soy generoso y el resto no. La consciencia es universal y no separatista por lo tanto estamos reaccionando desde la misma inconsciencia e ignorancia que creemos ver.

Aceptando a las otras personas como son y respetando su ignorancia e inconsciencia respondemos desde la consciencia sin que se produzca un desgaste de energía que se suele producir cuando combatimos hacia fuera o nos resistimos.Hay que estar atento para no caer en la trampa de etiquetarnos y pertenecer a grupos, lo cual nos separa del otro.

El Terapeuta Transpersonal por lo general tiene un equilibrio entre el “mi” (Ego) y el Yo (Yo Consciente) ó se encuentra recorriendo un camino interior para llegar a dicho equilibrio y armonía y desde esa armonía ayudar desde el acompañamiento. Un acompañamiento que se produce desde lo que realmente somos, desde nuestra profundidad que nos permite:

Poner la Voluntad para que a través de ese personaje, la persona pueda llegar a otras personas independientemente del grupo, etiquetas y fachadas.

Acompañar a la persona en sus procesos internos, está abierto a escuchar a todo aquel que esté dispuesto/a y decida de forma personal adentrarse en su interior para empezar a vivir una vida más consciente, sacando lo mejor de uno, para llegar a ser uno mismo/a y no lo que la sociedad, familia o entorno esperan.

Educar (sacar lo mejor de uno y aportar eso bueno de uno a la sociedad) para que no necesite de un terapeuta porque uno mismo/a puede adentrase en su interior y profundizar en las zonas más ocultas para dar luz y traer consciencia a aquellas zonas necesarias para permitirnos crecer y en definitiva ser felices que es lo que nos genera el sentirnos que personalmente estamos creciendo en nuestro interior.

Bueno llegados a esta punto probablemente el lector que tal vez desconocía estos entresijos de su propio ser se plantea que tal vez sea cierto que es necesario ese cierto equilibrio pero desconoce cómo puede conseguirlo.Desde la terapia y la psicología transpersonal el camino pasa por entrenarse en vivir el ahora potenciando una vida cada vez más consciente.

Vivir en el ahora implica vivir en el eterno presente, en el momento que nos ocupa y no en el que nos ocupará u ocupó.



Vivir una vida plena es mejor que vivir una vida larga

Nisargadatta

El Ego Inconsciente vive estancado entre los pensamientos del pasado y los del futuro, cargando con y a su vez pensando en un futuro mejor, en que la situación cambiará en un futuro próximo, un futuro que no llega porque siempre será futuro para el Ego pensante.

Cargamos además mochilas pesadas repletas de rencores, sufrimientos, miedos, inseguridades, odios, rabias, negatividades del pasado que no paran de ser actualizadas con más carga.

Lo cierto es que todos sabemos que lo único real es el eterno presente pero nuestra inconsciencia no nos permite verlo. No podemos volver a nuestro pasado ni modificarlo, pero ¿por qué continuamos anclados en él?, ¿por qué aún no hemos soltado la carga emocional que tanto nos pesa?

Puede deberse a dos cosas, por un lado esa carga emocional no está resuelta o bien el recuerdo de memorias o emociones pasadas nos produce una gratificación esporádica de algún tipo. Se cubre una escasez que se sigue manteniendo en nuestro interior. Si encontramos esa escasez y le damos luz consciente no tendremos porque recordarla más.

Se trata de aprender a no cometer el mismo error en el ahora y cambiar así nuestro futuro.

Nuestro presente de hoy es el futuro de mañana.

En realidad la pérdida del ahora no es más que un olvido del ser, porque el ser vive en el presente, es allí donde despliega toda su creatividad y sabiduría.

Para vivir atentos al momento presente es necesario un compromiso y una constancia para que todo ello no se quede en el mundo de las creencias y las buenas intenciones y se manifiesta a través de un mayor crecimiento personal, fruto de dicho compromiso con uno mismo. Dicho crecimiento también se produce cuando te das cuenta o sabes que no estás en el momento presente, aunque esa conciencia luego desaparezca a los segundos.

Se trata de entrenar a la mente a vivir en el presente, ello nos traerá una serie de ventajas:

· Frenar el proceso de envejecimiento.

· Fortalecimiento del sistema inmunológico físico y psíquico.

· Aumento de la sensación de Paz y Armonía.

· Conectar con las inspiraciones más profundas de uno mismo.

· Mantener unas relaciones sociales y de pareja saludables.

· Un completo auto-descubrimiento, produciendo un crecimiento personal dentro de los valores humanos, crecimiento que mantiene un estado de Felicidad.

· Sensación de estar viviendo realmente la vida.

Creo que realmente merece la pena.

Hay herramientas que nos pueden ayudar a entrar en contacto con nuestra parte transpersonal o yo consciente. El Yo Consciente es puro presente, es el Observador que observa todo, tu cuerpo, tus emociones, tus pensamientos, y todo lo que se encuentra tu entorno, el veedor que se encuentra en esa mirada profunda, en la que no hay mente. No juzga lo que pensamos o hacemos, sólo observa y cuando le prestamos atención es cuando se manifiesta a través de inspiraciones profundas.

En el momento que traemos presencia a nuestra vida, estamos permitiendo que esa Conciencia Testigo se instale en ella y podamos trabajemos junto a ella.

Recordemos que al Ego no le gusta permanecer en el presente, en el ahora, porque en ese presente y ahora, la Conciencia Testigo es la que dirige y el Ego simplemente manifiesta lo que la Conciencia Testigo es.

Cuando nos conectamos a nuestro yo consciente es cuando la vida comienza a fluir y nosotros con ella, ya no hay resistencias, aceptamos las cosas tal y como son. Comienzan a surgir una serie de sincronías o casualidades que nos permiten comprender el funcionamiento de las cosas que nos rodean, viendo las cosas que suceden en nuestro interior. Damos paso así a la Magia en nuestra vida.

Y cuando comprendemos como funciona comenzamos a ser magos de nuestra propia realidad vital, creándola a cada paso que damos, convirtiéndonos así en dueños de nuestra vida. Uno comienza a sentir que vivió muy dormido y que ahora empieza a ser más consciente de la vida, esta empieza a tener más sentido y empiezas a vivirla con plenitud.


Soraya Founty

Extraido de mi tesis La alquimia del alma : escuchar a la voz interna . Copyright.leer tesis

Siempre hay una luz de esperanza al final del camino





¿Te ha pasado?… que alguien a quién conoces le preguntas simplemente ¿Cómo estás?…y acto seguido viene una andanada de explicaciones de sus problemas, desgracias personales, quejas, etc… “Problemas” hay siempre…depende el enfoque que uno le... dé…si lo piensas como oportunidades de cambiar y mejorar es un buen comienzo!Enfocarse en la solución más que en el problema, es lo más capacitador…La Programacion Neurolinguistica propone enfocarse en las soluciones…y no en los problemas.¿Tú qué haces habitualmente, en qué te enfocas?…Enfocando tu atención en “algo”…ese “algo” crece!.Y si ese “algo” propone Solución…tanto mejor!El poder del enfoque hacia los resultados que se logra con la PNL cambia totalmente la perspectiva de las cosas, y sobre todo el uso del lenguaje de manera positiva, haciéndonos las preguntas correctas, aquéllas que solucionan problemas.Un ejemplo de preguntas que solucionan problemas:”cómo puedo hacerlo”( en lugar de “porqué”…el porqué es una puerta de entrada a las excusas!).“¿Cuál es el objetivo”?¿Qué deseo para mí?¿Qué deseo para ti?Hay una historia que quiero compartir contigo, contada por el escritor Ken Blanchard (“El ejecutivo al minuto”) acerca de algo que le ocurrió a Norman Vincent Peale, que fue un notable personaje y autor del Best Seller “El Poder del pensamiento positivo”.En una oportunidad, Peale se cruza en la calle con un amigo, George…el cuál no denotaba ningún rastro de alegría, sinó todo lo contario…Entonces le pregunta cómo se encontraba, y George aprovechó para dar la causa de sus males, demasiados…para una sola persona…Peale le contesto:”me disgusta verte así”…”¿cómo es que has llegado a este estado?”George le dijo que era por los problemas que tenía, que estaba “tapado de problemas”Además George le propuso:”si me liberas de mis problemas te daré cinco mil dólares para alguna entidad de beneficencia de tu agrado” (Peale era pastor protestante).Peale lo meditó, y luego le dijo:”Ayer estuve en un lugar donde residen miles de personas…me han dado a entender que ninguno de ellos tiene problemas…¿Quieres acompañarme?George le contestó:”Sí, voy con mi sufrimiento a cuestas, me parece el lugar adecuado para m픓Muy bien” contestó Peale sonriente…”Mañana por la mañana estaré encantado de acompañarte al cementerio, porque las únicas personas que conozco que no tienen problemas son aquéllas que han entregado su alma a Dios”.Hay una solución para todo…menos para la muerte, decía mi abuela…Recuerda entonces que lo importante no es lo que “te sucede”…lo importante es qué haces tú …con lo que te suceda…Tómalo como una oportunidad de ser parte de la solución y no parte del problema !.



La tragedia puede llegar a formar parte de la vida de cualquier persona. El tema es saber cómo afrontarla y fortalecerse a partir de ella.


Sin duda alguna, nadie en su vida quiere enfrentarse a una tragedia. Pero estas, inequívocamente, suelen aparecer sin que nadie las llame y las requiera. Son parte esencial de la vida y, tomadas como corresponde, hasta pueden llegar a convertirse en una instancia de aprendizaje, en un hecho forjador de espíritu y carácter contra la adversidad.

Por supuesto, nadie quiere padecerlas, pero a veces se vuelven inevitables. Es por esto que siempre bien vale la pena reflexionar acerca de ellas. Y como tragedia, puede considerarse desde una catástrofe natural, hasta un problema de índole familiar. Aquí tienes algunas frases que te ayudarán a enfrentar, entender o simplemente encarar de una manera diferente este difícil momento.

"Una tragedia puede llegar a ser el mayor de nuestros bienes si nos la tomamos de una manera que nos permita crecer." (Louise Hay)

"En la tragedia sólo conmueve lo verosímil." (Jean Baptiste Racine)
"La tragedia es una experiencia que ilumina el carácter." (Joyce Carol Oates)

"El Hombre es lo que importa. El Hombre ahí, desnudo bajo la noche y frente al misterio, con su tragedia a cuestas, con su verdadera tragedia, con su única tragedia... La que surge, la que se alza cuando preguntamos, cuando gritamos en el viento. ¿Quién soy yo?" (León Felipe)
"Las verdaderas tragedias no resultan del enfrentamiento entre un derecho y una injusticia. Surgen del choque entre dos derechos." (Georg Wilhelm Friedrich Hege)

"En circunstancias de verdadera tragedia se ven las cosas de inmediato... Pasado, presente y futuro juntos." (Louis Ferdinand Céline)

"¿Qué sería de nuestras tragedias si un insecto nos presentara las suyas?" (Emil Michel Cioran)
"En la tragedia sólo conmueve lo verosímil." (Jean Baptiste Racine)
"La tragedia es una experiencia que ilumina el carácter." (Joyce Carol Oates)
"El Hombre es lo que importa. El Hombre ahí, desnudo bajo la noche y frente al misterio, con su tragedia a cuestas, con su verdadera tragedia, con su única tragedia... La que surge, la que se alza cuando preguntamos, cuando gritamos en el viento. ¿Quién soy yo?" (León Felipe)

"Las verdaderas tragedias no resultan del enfrentamiento entre un derecho y una injusticia. Surgen del choque entre dos derechos." (Georg Wilhelm Friedrich Hege)

"En circunstancias de verdadera tragedia se ven las cosas de inmediato... Pasado, presente y futuro juntos." (Louis Ferdinand Céline)
"¿Qué sería de nuestras tragedias si un insecto nos presentara las suyas?" (Emil Michel Cioran)

15 de abril de 2013

La agresividad en el niño





Después de los desórdenes de tipo escolar, una de las causas más frecuentes de demanda de psicoterapia infantil es la agresividad.


Son muchas las causas que llevan al niño a ser agresivo, si es que realmente lo es. En muchas ocasiones, depende del criterio de los padres o maestros y de su poca tolerancia a expresiones de enojo.


Consideramos la agresividad como un acto, físico o verbal, dirigido intencionalmente a herir a otra persona.


En el niño se encuentran dos tipos de agresividad. El primero responde a la definición anterior y se encuentra más bien en niños mayores de dos años. El otro, se da como un "acto reflejo" y se ob­serva más bien en niños menores de dos años. Este último tipo de agresividad se caracteriza porque el niño puede ir pasando junto a otro y de repente se queda "pegado" en una mordida o le pega, pero sin premeditación o sin que haya habido una causa aparente de pro­vocación por parte del otro niño o persona.


Ya anteriormente hablamos de este tipo de agresividad que surge a partir de la formación del yo, del proceso de percibir el pro­pio cuerpo como totalidad. Es una agresividad que nace de la con­fusión de las barreras del ego. Estas no están bien delimitadas y, por lo tanto, hay un tipo de transitivismo en el cual el que muerde, o pega, llora porque fue golpeado o mordido.


Cuando el niño no ha delimitado bien sus fronteras del ego se confunde corporalmente entre el tú y el yo. En estos casos, lo impor­tante es trabajar con el niño a nivel corporal permitiéndole sentir cada vez más su cuerpo y lograr la diferenciación entre él y los de­más.


Cuando el niño agrede intencionalmente su actitud es dife­rente. La agresión intencional está sostenida por un coraje que no ha podido expresarse directamente contra la persona o situación que lo produjo. Esto es especialmente cierto para los niños pues es muy difícil para ellos demostrar enojo contra los padres o mayores. Por lo tanto, desplazan este sentimiento hacia compañeros de la misma edad o menores.





Por medio de la agresividad, el niño trata de decir que algo está ocurriendo con él, algo que siente que no puede expresar de otra forma. "Cuando el niño muestra de pronto una reacción insólita que molesta a todo el mundo, nuestra obligación es tratar de compren­der".12 Sin embargo, por nuestros propios introyectos o prejuicios, la agresividad es algo que no sólo no entendemos sino que rechazamos rotundamente.


Para el niño la agresividad es una manera de hablar, en cuyo caso Dolto recomienda poner en palabras lo que el niño no puede expresar." Cuando una niña pega lo hace sin duda porque está ner­viosa. Creo que, cuando procede de esta manera, la madre debe de­cirle: 'Oye, te digo rosas que no te gustan, pero hago lo que puedo; si no estás contenta no tienes que venir a verme, puedes permanecer en tu rincón en tu cuarto. Pero si te acercas a mí te diré lo que pienso'. Creo que hay que hablar con esa niña y fingir que está uno enojado u ofendido con ella o cualquier otra cosa. También creo que hay que bromear y reír con la chica. 'Ah, ¿tu mano quiere pegarme?, ¿y tú qué dices?' porque la niña puede tener reacciones de sus manos y pies que a ella misma se le escapan".


Para la psicoterapia Guestalt, esta manera de enfrentar la agresividad en los niños es uno de sus fundamentos técnicos. Esto es lo que se conoce como una traducción o explicitación.


La traducción "es una de las técnicas -expresivas- más origi­nales de la terapia guestáltica, que el terapeuta habítualmente intro­duce con afirmaciones tales como 'ponle palabras a tu movimiento de asentimiento'. '¿Qué le diría tu mano izquierda a tu mano derecha?'. Al hacerlo se le está pidiendo al paciente que traduzca en palabras un trozo de expresión no-verbal."


Si la agresión puede ser una forma del niño para expresarse, pues no conoce otra, entonces al utilizar esta técnica expresiva le estamos facilitando el ponerse en contacto con una alternativa que él mismo posee. De esta manera, le pedimos que ponga palabras a sus manos o pies y que éstos digan qué les gustaría hacer, estableciendo un diálogo con esta parte de su cuerpo. Con lo anterior llegamos a otro punto de vital importancia. La agresividad, al igual que cual­quiera de los otros sentimientos, está localizada en alguna parte del cuerpo, la que utiliza el niño al agredir.


Lo que sucede con algunos niños, que pegan o muerden a compañeros en la escuela, es que tal vez en realidad ellos quisieran agredir a personas mayores, pero no pueden hacerlo por la dife­rencia de tamaño y de autoridad. Entonces lo que hacen es despla





zaria hacia compañeros de su mismo tamaño o a hermanos menores. En especial si estos hermanos son, a sus ojos, los favoritos de mamá o papá, pues al agredirlos físicamente, logra de paso agredir también a los padres.


Lety, de siete años, tenía problemas escolares y además era sumamente agresiva con los niños de la escuela Sin embargo, en su casa era tímida, retraída y miedosa. Sus padres hacía poco tiempo se habían separado. La causa de la separación fue que el padre agredía constantemente a Lety y que además era inmaduro e irresponsable.


Su papá tenía una "tablita" especial con la que le pegaba. Era la misma con la que su madre lo había educado a él. Desde que Lety tenía un año de edad le daba golpizas fuertes por cualquier cosa que hacía, tiles como no querer terminarse la comida o llorar por algo que él consideraba no tenía por qué hacerlo. Cuando & Lety le ense­ñaron a ir ai baño, cada vez que se orinaba en el suelo Ja golpeaba con la tablita.


Lety tenía mucho resentimiento hacia su padre, pero obvia­mente no podía desquitarlo contra él. Incluso le estaba prohibido ex­presar cualquier sentimiento de tristeza o enojo cuando le pegaban. Al jugar tenía una actitud retraída y tímida. Se movía poco y hablaba quedito.


En una ocasión llegó con un raspón encima del ojo. Le pre­gunte "cómo había sucedido y me dijo que su hermana menor se lo había hecho con una varilla cuando estaban jugando. Le pregunté qué había hecho ella. -"Nada." -"¿No lloraste ni te enojaste?" Me contestó inmediatamente que no, que ella no debía llorar ni enojarse, que eso estaba mal. -"¿Quién te ha dicho eso?" -"Mi papá."


-"¿Quisieras platicarme sobre eso?"


-"Bueno, cuando mi papá me pega me dice que no está bien que llore o me enoje, que las niñas no hacen eso. Y si lloro me pega más."


-"¿Entonces qué es lo que haces cuando te pega tu papá?"


-"Me quedo callada y me aguanto."


Traté de ponerme en el lugar de Lety y darme cuenta cómo me sentiría si, además de ser golpeada, todavía tuviera que tragarme las lágrimas y el enojo. Me sentía muy enojada. Tenia ganas de pegarle al papá.


En el caso de Lety -como de muchos niños que han sido reprimidos-, es muy difícil que ellos solos expresen sus sentimientos de enojo y la agresión acumulada que ésto ha generado, pues es muy amenazante para ellos.



Es necesario, por lo tanto, no sólo estar con ellos, sino acom­pañarlos y compartir con ellos la misma situación.


Le expresé a Lety cómo me sentía yo con lo que me platicó y que tenía muchas ganas de pegarle a su papá por el daño que le había hecho. Lety me dijo que a ella también le gustaría, pero que eso no estaba bien. Entonces le dije que por supuesto que no se le pega al papá, pero que podíamos "jugar" a imaginamos que los cojines eran el papá. Empecé haciéndolo yo primero, golpee un cojín expresando al mismo tiempo el enojo con palabras. Lety no tardó en seguirme. Luego ella sola siguió y siguió. Lo pateó, le pegó, lo mordió, lo echó al lodo, a la basura, a que lo mordieran los perros, le arrancó partes del cuerpo, lo desbarató y dijo todo lo que sentía.


Cuando un niño lleva guardada tanta agresividad y coraje lo único que necesita es una oportunidad para abrir la puerta del dique y éste se debordará sólo.


En resumen, de acuerdo con lo dicho sobre agresividad, en el tratamiento de este tipo de síntoma es necesario lo siguiente:


1. Distinguir sí es una agresividad de tipo "refleja" en la cual está implícita la falta de integración de la imagen corporal, o bien, si se trata de una agresividad dirigida, en cuyo caso se trata de senti­mientos de enojo reprimidos.


2.Encontrar la verdadera figura que sostiene el sentimiento de co­raje. Dicho de otra manera, es necesario aclarar la figura.


Poner en contacto al niño con su sentimiento. Facilitarle el proceso de reconocimiento.


4. Darle la confianza para que pueda expresarlo por diferentes for­mas de expresión: en fantasía, verbal y físicamente.


5. Ayudarle a buscar alternativas para que en el futuro pueda canali­zar su coraje adecuadamente. Que aprenda a reconocer que es un sentimiento, como la alegría o la tristeza, que forma parte de él.


6. Cuando sea posible, mostrarle formas de expresión directa de sus sentimientos de enojo, cómo expresar su molestia en el momento en que la sienta, y con quien la esté produciendo.


Para raí, lo más importante es que el niño recupere ese senti­miento de enojo, que es una parte suya que al reprimir o desplazar lo enoja, perdiendo una parte de sí mismo. Es sólo cuestión de que e! niño aprenda a aceptar sus sentimientos de enojo y aprenda cómo expresarlos, pues "todos nos enojamos. Es lo que hacemos con estos sentimientos, ya sea que los aceptemos, y cómo los expresamos, lo que causa problemas."


La agresividad es además de una emoción es una energía, misma


que le permite hacer frente a situaciones. Cuando se ha enseñado al niño que la agresividad es mala, generaliza reprimiendo esta ener­gía, y el resultado que da es una persona incapaz de enojarse, de defender sus derechos y poner límites, se le dificultará confrontar y expresar sus emociones, e incluso tendrá confusión para discriminar cuando está siendo invadida.


Al ayudarle al niño a identificar su energía agresiva, canalizarla adecuadamente, pero sobre todo a aceptarla le ayudaremos a que en el futuro pueda utilizar esta energía en forma constructiva para conservar sus límites y su lugar en el mundo.


Síntomas fisiológicos


En ocasiones, los síntomas que presentan los niños son de tipo fisiológico, en cuyo caso normalmente son remitidos a psicoterapia por los pediatras.


Basada en mi experiencia personal en el trabajo con niños, he clasificado los síntomas fisiológicos de la siguiente manera: a) mani­festaciones orgánicas, como alteraciones de la piel, dolores de ca­beza, de estómago, etc. b) ennresis y encopresis.


He considerado necesario agrupar las manifestaciones anterio­res en síntomas fisiológicos, porque todas ellas son alteraciones que se manifiestan en el cuerpo.


Aunque es necesario dejar claramente establecido que cada una de ellas tiene su especificidad, tanto teórica como práctica.


Si analizamos estas manifestaciones tomando como base el Ciclo de la Experiencia podemos observar lo siguiente: hay movili­zación de energía, sin embargo en vez de que ésta vaya al exterior, canalizándose como una acción concreta, el niño no entra en con­tacto con aquello que le provoca el síntoma, pues la energía se desvía
antes de consolidarse en una acción y se revierte nuevamente hacia el interior, dañándose a sí mismo.


Es necesario por lo tanto, localizar la figura y facilitar que el niño se de cuenta, ya sea simbólica o explícitamente, después liberar la energía y ponerla al servicio de la situación conflictiva de manera que pueda enfrentarla y canalizarla adecuadamente.


Los síntomas fisiológicos se sostienen porque con ellos el niño logra alguna ganancia secundaria como la atención por parte de los padres, y por otra parte, es tal vez la vínica forma de expresar lo que siente.





Los orígenes de los síntomas físicos pueden ser muchos. Pero en general se deben a situaciones difíciles que el niño no sabe cómo manejar, o bien a cosas que el niño ha vivido y que de alguna manera han quedado inconclusas, y que el cuerpo se encarga de expresar.


En los síntomas fisiológicos es el cuerpo el que habla por el niño.


El cuerpo implica muchas cosas. Es donde el yo habita, re­mite a la imagen, es el vehículo de relación e identificación con otros.


De acuerdo como imaginizamos el cuerpo es la forma en


que lo presentamos a los otros: la forma de moverlo, sus posturas, expresión, gestos y también la relación externa que establecemos con él


El cuerpo, a pesar de ser lo más propio, también puede enaje­narse, alienarse. Hay niños a los que su cuerpo no les ha sido entre­gado, sigue perteneciendo a la madre o padre, quienes disponen de éste a su antojo, metiéndole comida, abrigándolo, ordenando sus ne­cesidades, e incluso abusando de él. El niño, al no ser dueño de su cuerpo, no tiene relación con éste.


Los casos en que el niño no tiene una relación estrecha con su cuerpo se manifiestan de diferente forma: torpeza, falta de control motriz, falta de control de esfínter, compulsividad a comer o ano­rexia, insensibilidad, somatización.


El cuerpo es le mediador organizado entre el sujeto y el mundo. Cuando el sujeto no tiene palabras para expresar el sufri­miento que quiebra el. continuo de una relación vital, es entonces que el cuerpo se expresa por el sujeto. Se trata de poner palabras al sufrimiento, para quien puede oír estas palabras y prestar su atención al niño que habla, mitigando así su angustia.


"La angustia por exceso de tensión provoca malestar... y tiene necesidad de expresarse. Si no puede hacerlo en palabras, lo hará por la conducta o el funcionamiento corporal, por el comportamiento del cuerpo. Todo es lenguaje en el ser humano. El cuerpo mismo a través de la salud o la enfermedad es lenguaje. La salud es el len­guaje del sano, la enfermedad es el lenguaje de alguien que sufre y a veces de un angustiado".


Manifestaciones orgánicas


Las manifestaciones orgánicas más frecuentes que se presen­tan en los niños son alteraciones de la piel, dolores de estómago, de cabeza, falta de apetito o trastornos en el sueño.





En estos casos lo primero que debemos hacer es descartar la posibilidad de que tengan un origen fisiológico. Para ello es necesa­rio que los niños sean revisados por su pediatra.


En muchos de los casos, es precisamente el pediatra quien remite a estos niños para tratamiento psicológico, ya que después de haber intentado el tratamiento médico, el niño sigue sosteniendo el síntoma.


Nadia fue remitida por una dermatosis en las piernas. El origen de su problema se debía a que su padre había muerto recientemente y ella se sentía culpable de su muerte. Los dibujos que Nadia hacía, la representaban a ella subiendo por una escalera al cielo


Le pedí que se imaginara que ella subía por la escalera y luego que me dijera qué encontraba. Vio entonces a su papá y estableció con él un diálogo, en el que le decía que ella no quería que se mu­riera, a pesar de que él era malo con ella y con su mamá. Por medio de este diálogo Nadia logró expresar sus sentimientos de culpa, y perdonar al papá del daño que les había causado con su alcoholismo. Poco después los síntomas dermatológicos de Nadia cedieron por completo.


Se puede determinar cuándo se trata de una manifesta­ción orgánica que tiene su origen en problemas psicológicos, porquese presenta acompañada de angustia. Mientras que cuando se trata de una enfermedad, orgánica, no se encuentra éste componente.


La angustia es manifestada por el niño de diferentes maneras: como falta de apetito o de sueño, irritación, agresividad o aisla­miento, sudoración de las manos, morderse las uñas, falta de concen­tración en tareas escolares.


Cuando hay una manifestación de dolor en alguna parte del cuerpo y sé ha descartado su origen somático, entonces se puede uti­lizar la técnica de traducción. Esto quiere decir que le pedimos al niño, por ejemplo, que haga un dibujo de su estómago enfermo y que 5e ponga palabras, imaginando qué nos puede decir el estómago. Como terapeutas facilitamos el diálogo, para ayudar a que el niño se dé cuenta de dónde viene" y qué logra con el


En algunas ocasiones los niños producen estos "dolores" por imitación de personas mayores, pues raramente un pequeño tiende por sí mismo a la hipocondría. Más bien repite algo que ha escu­chado o visto, como el caso que ilustra M. Mannoni."




Fuente :


La Magia de Los Niños______Guadalupe Amescua