29 de agosto de 2013

82 sabios consejos de Gurdjíeff a su hija para transitar por el camino de la Vida





  • "Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
  • Termina siempre lo que comenzaste.
  • Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
  • No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
  • Desarrolla tu generosidad sin testigos.
  • Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.
  • Ordena lo que has desordenado.
  • Aprende a recibir, agradece cada don.
  • Cesa de autodefinirte.
  • No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.
  • Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
  • No desees ser imitado.
  • Haz planes de trabajo y cúmplelos.
  • No ocupes demasiado espacio.
  • No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
  • Si no la tienes, imita la fe.
  • No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
  • No te apropies de nada ni de nadie.
  • Reparte equitativamente.
  • No seduzcas.
  • Come y duerme lo estrictamente necesario.
  • No hables de tus problemas personales.
  • No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
  • No establezcas amistades inútiles.
  • No sigas modas.
  • No te vendas.
  • Respeta los contratos que has firmado.
  • Sé puntual.
  • No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
  • Habla sólo lo necesario.
  • No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
  • Nunca amenaces.
  • Realiza tus promesas.
  • En una discusión ponte en el lugar del otro.
  • Admite que alguien te supere.
  • No elimines, sino transforma.
  • Vence tus miedos, cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
  • Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
  • Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
  • No actúes por reacción a lo que digan bueno o malo de ti.
  • Transforma tu orgullo en dignidad.
  • Transforma tu cólera en creatividad.
  • Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
  • Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
  • Transforma tu odio en caridad.
  • No te alabes ni te insultes.
  • Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
  • No te quejes.
  • Desarrolla tu imaginación.
  • No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
  • Paga los servicios que te dan.
  • No hagas propaganda de tus obras o ideas.
  • No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
  • No trates de distinguirte por tu apariencia.
  • Nunca contradigas, sólo calla.
  • No contraigas deudas, adquiere y paga en seguida.
  • Si ofendes a alguien, pídele perdón.
  • Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
  • Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
  • No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
  • No conserves objetos inútiles.
  • No te adornes con ideas ajenas.
  • No te fotografíes junto a personajes famosos.
  • No rindas cuentas a nadie, sé tu propio juez.
  • Nunca te definas por lo que posees.
  • Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
  • Acepta que nada es tuyo.
  • Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
  • Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal considéralo tu maestro.
  • No mires con disimulo, mira fijamente.
  • No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
  • En el lugar en que habites consagra siempre un sitio a lo sagrado.
  • Cuando realices un servicio no resaltes tus esfuerzos.
  • Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
  • Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
  • No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
  • Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
  • Vive de un dinero ganado por ti mismo.
  • No te jactes de aventuras amorosas.
  • No te vanaglories de tus debilidades.
  • Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
  • Obtén para repartir."

« George Ivanovich Gurdjíeff »


27 de agosto de 2013

Lo que Nace debe Morir


  



Interlocutor: ¿La consciencia ue presencia es permanente o no? 

Maharaj: No es permanente. El conocedor surge y se sumerge con lo conocido. Eso en lo que tanto el conocedor como lo conocido surgen y se sumergen, es más allá del tiempo. Las palabras permanente o eterno no se aplican.

Int: En el sueño profundo no hay ni lo conocido, ni el conocedor. ¿Qué mantiene al cuerpo sensitivo y receptivo? 

Mah: Ciertamente usted no puede decir que el conocedor estaba ausente. La ex-periencia de las cosas y de los pensamientos no estaba, eso es todo. Pero la ausencia de experiencia también es experiencia. Es como entrar en una habitación oscura y decir: «No veo nada». Un hombre ciego de nacimiento no sabe lo que significa la oscuridad. Similarmente, sólo el conocedor sabe que no sabe. El sueño profundo es meramente un lapso en la memoria. La vida continua. 

Int: ¿Y qué es la muerte? 

Mah: Es el cambio en el proceso de vida de un cuerpo particular. La integración acaba y comienza la desintegración. 

Int: ¿Pero qué hay sobre el conocedor? ¿Con la desaparición del cuerpo, desapa-rece el conocedor? 

Mah: Justamente como el conocedor del cuerpo aparece en el nacimiento, así de-saparece en la muerte. 

Int: ¿Y no queda nada? 

Mah: Queda la vida. La consciencia necesita un vehículo y un instrumento para su manifestación. Cuando la vida produce otro cuerpo, otro conocedor viene al ser. 

Int: ¿Hay un lazo causal entre los sucesivos conocedores del cuerpo o perceptores del cuerpo? 

Mah: Sí, hay algo que puede ser llamado el cuerpo de la memoria, o cuerpo cau-sal, un registro de todo lo que se pensó, se deseó y se hizo. Es como una nube de imágenes que se mantienen juntas. 

Int: ¿Qué es esta sensación de una existencia separada? 

Mah: Es un reflejo en un cuerpo separado de la única realidad. En este reflejo lo ilimitado y lo limitado están confundidos y se toman como si fueran lo mismo. Deshacer esta confusión es el propósito del Yoga. 

Int: ¿No deshace la muerte esta confusión? 

Mah: En la muerte solo muere el cuerpo. La vida no muere, la consciencia no muere, la realidad no muere. Y la vida nunca está tan viva como después de la muerte. 

Int: ¿Pero acaso renace uno? 

Mah: Lo que nació debe morir. Solo lo innacido es sin muerte. Encuentre qué es lo que nunca duerme ni nunca se despierta, y cuyo pálido reflejo es nuestra sensación de «yo». 

Int: ¿Cómo voy a llevar a cabo este encuentro? 

Mah: ¿Cómo hace usted para encontrar algo? Mantiene sobre ello su mente y su corazón. Debe haber un interés y una recordación sostenidos. Recordar lo que nece-sita ser recordado es el secreto del éxito. Usted llega a ello por medio de la seriedad. 

Int: ¿Quiere usted decir que sólo con querer encontrar es suficiente? 

 Ciertamente, también se necesitan cualificaciones y oportunidades.
Mah: Ambas vendrán con la seriedad. Lo que es supremamente importante es estar libre de contradicciones: la meta y la vía no deben estar en niveles diferentes; la vida y la luz no deben pelearse; el comportamiento no debe traicionar a la creencia. Llámelo honestidad, integridad, entereza; usted no debe retroceder, deshacer, desrai-zar, abandonar el terreno conquistado. La tenacidad de propósito y la honestidad en la búsqueda le llevarán a usted a su meta.

Int: ¡Tenacidad y honestidad son dones, ciertamente! Yo no tengo ni rastro de ellos.

Mah: Todo vendrá a medida que usted avance. Dé usted primero el primer paso. Todas las bendiciones vienen de dentro. Vuelva adentro. «Yo soy», usted lo sabe. Sea con ello todo el tiempo que usted pueda permitirse, hasta que usted revierta a ello espontáneamente. No hay ninguna vía más simple ni más fácil


 Yo soy Eso, Nisargadatta Maharaj 
 
YO SOY ESO
 Yo Soy Eso (ZIP)
 
 

Consuelo Martín: La contemplación de la belleza






P. ¿Qué es la belleza?


C. Platón y Plotino, nos hablaban del camino de contemplación de la belleza. Es un camino muy adienado a nuestra tradición y como, sin motivo, ha quedado olvidado, útil ponerlo de manifiesto en este momento.

Vemos algo bello, ¿qué es lo que valoramos?, ¿a qué damos realidad?, ¿qué nos entusiasma? La cosa bella, la forma bella. Si valoramos las formas vamos detrás de ellas, como decía Platón que lo había vivido. Vamos detrás de una forma porque creemos que tiene la belleza; cuando atrapamos esa forma vemos que no está allí. La forma es cambiante, se mueve, aparece, desaparece, incluyendo la persona que es bella, y luego no; que es bella cuando sonríe, pero no cuando está enfadada, así los demás objetos. ¿Tenemos propiedades, cosas bellas, o esas propiedades nos tienen a nosotros porque nos hemos quedado cogidos a las formas?. Si paráramos ese proceso de pensamiento, de estar dormidos nos daríamos cuenta de que lo que verdaderamente nos atrae es la belleza.

P. ¿Cómo contemplar la belleza? ¿Cómo hacerlo sin la forma bella?

C. Podríamos contemplar la belleza sin forma, la belleza en sí misma, sin necesidad de música ni sonidos, en sí. La armonía es bella, nos lleva a la belleza de la unidad. Podríamos contemplar esa armonía, esa belleza en sí misma, independiente de la forma. Podemos hacer el intento mirando algo bello.

El objeto evoca un estado de belleza. Cierro los ojos y cuando ya no veo ninguna forma sigo manteniéndome en ese estado de belleza. Es fácil hacerlo. Lo mismo ocurre con la verdad. Se dice equivocadamente que es sólo una abstracción cuando se piensa que la realidad es lo de fuera. De la misma manera se cree que la persona es el cuerpo y que al morir entrega el alma a Dios, como si la persona tuviera dentro un objeto que es el alma. No es así. Los cuerpos están en el espíritu y las formas están en la belleza. La belleza no es una cosa que se encuentra en las formas. Todo el proceso de abstracción es justo al revés. Creemos que la realidad es lo concreto y la abstracción es algo que se deduce de allí. No, la realidad es aquello en lo cual están todas las cosas concretas como reflejo. Ya Platón lo explico de esta manera pero nadie le hizo caso. La realidad es la belleza, no la cosa bella. Si pudiéramos ver esto entonces contemplaríamos la belleza y descubriríamos que somos esa belleza.

P. ¿Entonces es la belleza la que nos atrae y no la cosa bella?

C. Sí. Por eso nos atrae cuando la vemos reflejada, proyectada. Platón, al igual que otros contempladores decía que el percibir algo bello es como un recuerdo de aquella belleza. Cuando veo una cosa bella me recuerda la belleza que en sí soy, aquella belleza que contemplé en el plano divino. Este es el sentido del pensamiento del filósofo.

La cosa bella me recuerda aquella belleza contemplada. Todos los reflejos de las cosas tras las que corremos, como belleza, amor, etc., nos están recordando lo que somos en el plano de la verdad, porque somos la verdad. Podemos ir por vía contemplativa, desprendiéndonos de las formas y quedándonos en contemplación de lo que es. Y lo que es, la belleza en sí, es lo que somos. Es posible hacer la comprobación en cualquier momento, ahora mismo.

P. La emoción que provoca una forma ¿es errónea?

C. Una persona hace un gesto que te evoca algo. Las personas hacen miles de gestos, pero aquél te ha recordado la belleza originaria. Puedes cerrar los ojos y vivirla, porque es tu verdadera naturaleza, es la naturaleza del Ser. Cualquier forma está recordando siempre a la esencia. se ha dicho en el lenguaje religioso que todo lo manifestado, la creación, nos remite a Dios. Si sabemos mirarla, cualquier forma es un reflejo de la realidad. En el momento en que nos identificamos con una forma ya estamos perdidos porque nos estamos apegando a algo que no es real, algo que se está proyectando en el tiempo. Al hacerlo la frustración vendrá inevitable.

P. Si no estoy identificado con las formas irreales, y los demás si lo estuviese, me considerarían un extraño.

C. No tienes que coincidir con la opinión de los demás. Si estás en contemplación de aquella belleza que evocan, no te importará lo que en la superficie se acepte o se rechace. Desde aquella belleza, desde aquél estado de amor abrazas todas las formas. Si nuestros ojos están bien colocados pueden ver la unidad, la belleza, la armonía en todo.

P. Buscamos las situaciones y las cosas bellas, ¿cómo no vamos a buscarlas?

C. El que busca para conseguir es el pensamiento. Y lo hace porque cree que le falta algo: desde el silencio la belleza se revela sola.

P. He tenido una vivencia al ver los distintos tonos de las hojas de los árboles en otoño. Ha sido para mí una comunicación con la belleza. Estaba viendo la belleza pura. Estaba tan unida con ella que también estaba dentro de mí, ¿Es esto lo que somos? ¿Esa belleza dónde está?

C. La belleza que ves fuera la está proyectando la belleza que eres. El paisaje no es más que un juego de sombras para que proyectes la belleza que viene desde lo profundo de tu ser. La belleza es la belleza divina, no hay otra. Y la que has visto con los ojos, la armonía de los matices del otoño, es un reflejo de aquella. La belleza que está en lo profundo del ser, se manifiesta a través de nosotros si hay sensibilidad. Al ser reconocida vuelve a integrarse en el ser. Es un movimiento en la unidad.

P. Esta mañana estuve a la escucha de los árboles, del trino de los pájaros. Miré una florecilla y le pregunté dónde estaba su belleza. Traté de contemplarla, pero el ansia de penetrar en su belleza, disipó mi contemplación.

C. Estabas considerando la belleza como un objeto. El juego del sujeto que mira el objeto debe diluirse para que la contemplación surja. Cuando reconoces la belleza en una flor has de diluirte en la belleza misma. Desde el objeto donde la has reconocido por tu sensibilidad, has de girar hacia la belleza misma y quedarte en ese estado. Contemplando ese anhelo se diluye el que experimenta la belleza y lo bello experimentado. Sólo queda esa hermosura que es el reflejo de lo divino en lo manifestado. El reflejo que te lleva al origen.

Tu no eres alguien que añora la belleza de una flor. Eres belleza. Contempla esa belleza que eres. Contempla la perfección que añoras. No intentes atraparla. Sólo contemplarla.

¿Debajo de cuantas capas has ocultado tu corazón?…



Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas…
Daba gusto sentarse a la sombra de un árbol en el huerto a contemplar todo aquel verdor y a escuchar el canto de los pájaros. Pero un buen día empezaron a crecer unas cebollas especiales…cada una tenía un color diferente: rojo, amarillo, naranja, morado… descubrieron que cada cebolla tenía en el mismo corazón (porque también las cebollas tienen su propio corazón) una piedra preciosa… esta tenía un topacio, la otra un aguamarina, aquella un lapislázuli, la de más allá una esmeralda. ¡Era una verdadera maravilla!
Pero se empezó a decir que aquello era peligroso, inadecuado y malo… ¡las cebollas deben ser blancas como siempre habría sido!…
total, que las cebollas de colores tuvieron que empezar a esconder su piedra preciosa… se pusieron capas y más capas, cada vez más oscuras y feas, para disimular cómo eran por dentro. Y así se convirtieron en unas cebollas de lo más común.
Pasó entonces por allí un sabio, que gustaba sentarse a la sombra del huerto y sabía tanto que podía comunicarse con las cebollas… empezó a preguntarles una por una:
- ¿Por qué no te muestras como eres por dentro?
¿Tienes capas alrededor de tu corazón? ¿Quieres encontrar tu piedra preciosa y mostrarla?…te ayudamos a encontrar tu piedra preciosa para poder mostrarla ante ti y todos los demás sin miedo…
Y ellas le iban respondiendo:
- Nos obligaron a ser así.
- Nos fuimos poniendo capas porque los demás nos criticaron mucho por nuestros colores…
Algunas cebollas tenían hasta diez capas, y ya ni se acordaban de porqué se pusieron las primeras capas.
Al final el sabio comenzó a llorar… y cuando la gente lo vio llorando, pensó que llorar ante las cebollas era propio de personas muy inteligentes. Por eso todo el mundo sigue llorando cuando una cebolla nos abre su corazón… y así será hasta el fin del mundo

26 de agosto de 2013

PNL aplicada a la meditación




El principal reto al sentarse a meditar (una vez superada la pereza de hacerlo) es lograr no dejarse llevar por nuestro propio discurso interno (o gremlin, o loro, según las versiones existentes…) y que la práctica no se convierta en otro silencioso monólogo de ésos a los que nos tenemos tan acostumbrados…

En eso consiste la práctica principal de la meditación, dejar que los pensamientos corran por su lado, sin aferrarnos a ellos, y observar y experimentar qué ocurre entonces… La práctica es ardua y desmoralizadora al principio, cuando, aparentemente, la persona no aprecia resultados (en realidad las “malas” meditaciones son la base necesaria sobre la que se construyen las “buenas”, pero eso es tema para otro post).

Por eso quiero traer aquí un método para reducir el diálogo interno durante la meditación, basado en la teoría de los movimientos oculares desarrollada por la PNL, que pone de manifiesto la relación entre los ojos y el cerebro y muestra que, en función del tipo de pensamiento o recuerdo que estemos teniendo, el ojo se mueve en sentidos diferentes (¡sobre este tema hay amplia información en Internet!). Conectamos con nuestro diálogo interno al mirar hacia abajo y a la izquierda, por lo que lo que evita esta meditación, precisamente, es realizar este movimiento (ni ningún otro, en realidad).

He aquí la receta: Prepararnos para meditar frente a una pared, a 1,5 metros de ésta (sentados en el suelo o en una silla, eso al gusto). Acercarnos a la pared y colocar una chincheta, calculando que nos quede a la altura de la frente. Sentarnos a meditar y mantener los ojos abiertos el mayor tiempo posible, con la vista fija en la chincheta y sin pestañear (no pasar de los 2-3 minutos). Hacer varios intentos, y repetir varias veces al día. Los ojos lagrimearán y lucharán por cerrarse, pero si nos sobrepasamos ese tiempo prudencial no nos haremos daño, y mejoraremos rápidamente nuestra concentración y la calidad de nuestra meditación.

La propuesta es de Salvador A. Carrión, uno de los pioneros de la PNL en España, aunque estas cosas, como es de suponer, están ya todas inventadas desde hace siglos o más…

En la tradición tibetana Bön y en las ramas más antiguas del Budismo tibetano una de las prácticas iniciales de toma de contacto con la meditación consiste en mirar fijamente y sin pestañear una imagen de la “a” tibetana (en la foto), que también se colocan, estratégicamente, frente a los ojos. Los monjes novicios se pasan una semana entera con esta práctica, en varias horas de meditación repartidas a lo largo del día, antes de pasar a prácticas más complejas. Y seguro que otras tradiciones cuentan con prácticas similares.


Débora Altit



25 de agosto de 2013

BLOQUEANDO PENSAMIENTOS NEGATIVOS (Ejercicio)




De todos es sabido las limitaciones que nos generán los PENSAMIENTOS NEGATIVOS. En ellos se implican una serie de EMOCIONES, también necesarias para el ser humano, que nos crean un malestar físico y mental.


Para intentar aliviar esta carga os muestro un ejercicio que os puede resultar de mucha ayuda.


1º Piensa en algo que te produzca ansiedad o tristeza.


2º Cuando empieces a sentirlo, mira hacia arriba a la izquiera (sólo con tus ojos no gires tu cabeza, como en el dibujo).








3º ¿Qué ha pasado? lo más probable es que los pensamientos negativos hayan desaparecido.


4º Al girar nuestros ojos las emociones cambian.


5º Acordaros siempre de este hecho neurológico, si miramos hacia arriba nunca podemos pensar en negativo.



¿Creces conmigo o te quedas?



Por José María Doria


” Cuando despertemos
Salgamos suavemente de la cama
Salgamos de puntillas y en silencio de la oscura habitación
Y sumerjámonos en la luz de la mañana
Vamos a jugar aquí
No zarandeemos a los demás en sus lechos
Pues están durmiendo porque todavía necesitan descansar
Cuando despierten y oigan nuestros juegos
Sin duda vendrán y se unirán a nosotros ”

Michael Brown




Estoy dedicada a un trabajo personal de crecimiento e investigación y mi pareja no me sigue e incluso me critica. Me dice que esos son mis rollos y no me siento comprendida.


Lo que se plantea en esta pregunta se lo cuestionan muchas personas. Se trata sobre todo de mujeres con maridos que no comparten las mismas formas de desarrollarse y cultivar el alma.


Partamos de la base que el despertar psicológico y espiritual que despliega veloz en el mundo occidental, ha sido primeramente “sintonizado” por la parte femenina de la raza humana. En realidad es a través de nuestro hemisferio cerebral femenino que conectamos con la esfera subconsciente para desde ahí, hacer el viaje hacia la intuida supraconciencia.






En la sociedad actual las mujeres son las primeras en buscar el espacio de lo sutil y cultivarse en el ámbito de la visión profunda. Y aunque esto es bien cierto, se observa cada día un creciente aumento del número de hombres resonando con la búsqueda interna.
¿Cuál es la razón del mayor número de mujeres en proceso de autoconciencia?


La causa tiene que ver con el acento en la razón y la lógica que posee la parte masculina de las personas. Un acento que a menudo actúa como muro resistente a los mensajes sutiles de la intuición, así como de la sensibilidad corporal y las pulsiones de la subconsciencia. Un acorazamiento de lo sensible que dando primacía de la “cabeza lógica”, prioriza los asuntos que se desenvuelvan en la mente concreta. Una mente que procede a filtrar y aplazar todas aquellas inquietudes que le lleven a marcos de descubrimiento en el abstracto e intangible camino que atraviesa las apariencias.


Si a esto unimos que los primeros pasos de dicha interiorización, están tejidos de vivencias que no pueden ser racionalmente enmarcadas, se comprenderán mejor las resistencias a “abrirse” que la parte masculina experimenta. Y si además resulta que el camino iniciático del descubrimiento y la autoconsciencia conlleva cierta conexión con la propia vulnerabilidad, será entonces cuando la apertura prometida, deberá todavía enfrentar más corazas y resistencias.


Sin embargo, si observamos cómo se comporta la inteligencia de vida, comprobaremos que a todos, incluidos quienes están identificados con la mente masculina, llega su propio momento de ensanchar la visión y profundizar en la realidad interna. Puede reconocerse que el cambio evolutivo hacia la integración, tarde o temprano alcanza incluso a los que se encuentran más “protegidos” en sus “antiguas” corazas.


Nuestra parte masculina, en general encarnada de forma más acentuada en los hombres, se resiste a la percepción de lo sutil porque está muy ocupada con la necesidad tangible de “cazar” y lograr en la realidad externa que fabrica la mente lógica. Una preferencia que suele desbalancear el ideal equilibrio entre la ciencia y el arte que todos los seres humanos anhelan. Sin embargo llega un día no casual en el que tal actitud de defensa se ve torpedeada por una especie de conspiración de causalidades, es decir, de hechos que a menudo con nombre de “desgracias”, deconstruyen la inexpugnable Bastilla.
¿Acaso resulta positiva la desgracia?


La desgracia no es más que una interpretación de un suceso doloroso, por lo tanto dependerá de lo que uno se capaz de ver más allá de las apariencias. Sabemos que no es extraño que a la vida del pragmático ego masculino, llegue una cadena de acontecimientos o “ángel negro” que no sin dolor, desmonte las resistencias que éste erige a lo nuevo, y desde ahí se asista a una gran apertura de conciencia. Se trata de una situación deconstructora urdida por el misterio y la sincronía que, de pronto, trayendo inesperadas “noticias”, ofrece un caos a este buen hombre que de pronto ve “patas arriba” su vieja vida.


Y aquel racionalista que nada quería saber de los “rollos de su esposa”, de sus libros, de sus profesores y de sus conversaciones ilusorias con pinta de sectarias, de pronto se abre inocente a practicar aquellas absurdas meditaciones y yogas mañaneros que ella realizaba. Es decir, se abre a algo tan aparentemente ambiguo y poco productivo como enfocar la atención a la respiración, y observar ecuánime el ir y venir de sus ideas…


Y sucede que poco a poco se atenúa el dolor de las duras pérdidas que contraían a este masculino con contracturas. Y también sucede que el hecho de experimentarse en un nuevo estado mental alivia su tensión, al tiempo que le permite una tregua al recuerdo de reciente desposeimiento que tanto le obsesionaba. Una cosa tras otra, y todas con aspecto de haber sido orquestadas por una especie de plan inteligente, comienzan a infiltrar en su ser una especie de “virus de serenidad y darse cuenta”. Un virus que, al parecer, este tiempo actual expande gratuitamente y de forma generalizada. Es decir que sucede de uno en uno y de dentro a fuera.


El tiempo pasa, la enseñanza penetra
y la pareja disminuye el desentendimiento que los separa.


Poco a poco, el camino del silencio da frutos,
y cada cual con su correspondiente perspectiva,
comparte el desarrollo transpersonal que da sentido a su vida.


24 de agosto de 2013

Aprendiendo a comunicarnos :¿Cómo piensas?


 
 
 
Sabias que no todos pensamos del mismo modo?? es decir no procesamos la información del mismo modo :

Algunas personas son mas visuales . piensan mayormente en imágenes ... hablan más rápido con un tono más alto .. les gusta mantener una distancia para verte... o ver el objeto en cuestión . con probabilidad caminan más rápido , su respiración más a nivel del pecho es más superficial .. su cabeza permanace erguida y su lenguaje de base sensorial es de tipo visual . Contestan comenzado las frases con expresiones del tipo Ya veo ...te sigo ... etc


Las personas más auditivas tiene como forma de pensar preferida los sonidos , respiran de forma homogenea por todo el pecho su tono de voz generalmente es claro , su cabeza suele estar ladeada especialmente cuando escuchan ... Usan frases del tipo , te escucho ... te oigo...

Las personas cinestésicas tiene una respiración más profunda , su tono de voz es más profundo asi se ponen en contacto con los sentimientos.Son esas personas que se acercan mucho al hablar .


Hay un conflicto frecuente y muy simpatico que ocurre entre personas visuales (yo soy visual ) y personas cinestesicas y es que las visuales necesitan distancia al hablar y las cinestesicas todo lo contrario necesitan acercarse incluso llegando a tocar ... y es algo que molesta mucho a las visuales y crea incluso separacíon y abandono de la comunicación salvo que seas consciente de todo esto ...

Soraya Founty.

Cómo tener éxito en un proyecto o ante un problema . Estrategia de Walt Disney


Creatividad al servicio del éxito. Estrategia de Walt Disney


Cuando pensamos en el éxito, nos gustaría pensar en la existencia de una receta mágica que nos permita descubrir como 'cocinar' el éxito en nuestra vida o en nuestro trabajo. Pues bien, eso existe. Se llama CREATIVIDAD.
Creatividad aplicada a solucionar problemas, a enfrentarse a retos nuevos para conseguir nuevos objetivos y todo ello basado en una estrategia una estrategia creativa para aportar soluciones creativas. Una estrategia es el arte de coordinar las acciones para alcanzar un objetivo, los que nos dedicamos a la práctica de la Programación Neurolinguística (PNL) sabemos que existe algo llamado modelaje, que no es otra cosa mas que tomar un evento complejo o series de eventos y separarlos en suficientes unidades pequeñas que puedan ser repetidas de una forma manejable; y aquí nos damos cuenta entonces que la estrategia es una parte importante en el modelaje de una conducta. La estrategia es como un programa de ordenador, que nos dice que hacer con la información que se está captando y como procesar esta información.
Walt Disney tenía una extraordinaria habilidad para conectar su creatividad con una estrategia de negocios exitosa y el principal capital con el que contaba Disney era la creatividad, convirtiendo las fantasías en expresiones concretas y reales; era algo así como tomar algo que existe sólo en la imaginación y llevarlo a una expresión material donde la experiencia de otros influía de una manera positiva.
En eso se fijó Robert Dilts cuando propuso el desarrollo y el modelaje de la estrategia que empleaba Walt Disney para ser tan creativo y exitoso.
Walt Disney tenía una imaginación extraordinaria. Era un soñador muy creativo. Y no solamente un soñador ya que empleaba tres procesos diferentes: el soñador, el realista y el crítico. Todos los que trabajaban para él reconocían estas tres posiciones, pero nunca sabían cuál de ellas iba a tomar en las reuniones. Y fue la capacidad única de Disney para cambiar su foco de percepción y mantenerse flexible, mientras acometía un reto creativo . El reto para la mayoría de nosotros es que tendemos a pasar la mayor parte de nuestro tiempo en una sola posición o a lo sumo dos de estas tres posiciones. Por ejemplo, si tu tendencia natural es a operar desde la posición de un soñador, esto puede crearte un efecto limitante para elaborar los detalles para la transformación de tu sueño en expresiones ejecutables
El objetivo de la estrategia de creatividad de Walt Disney es ayudarte a separar cada una de las diferentes pero igualmente importantes funciones y asumirlas.
Disney exploraba algo desde tres diferentes posiciones perceptuales: el soñador, el realista y el crítico (aguafiestas). La creatividad involucra la coordinación de estos tres. Un soñador y un realista podrán crear cosas, pero puede que estas no sean muy buenas sin un critico, ya que el crítico ayuda a evaluar y a refinar los productos de la creatividad ( nosotros podemos generar muchas ideas, pero no todas son buenas).
El soñador es necesario en la generación de nuevas ideas o ideales, el realista transforma estas ideas en expresiones concretas y el crítico sirve de filtro o estímulo para el refinamiento.
Disney lo decía de esta manera: “La persona que esta concibiendo la idea debe ver cláramente en su mente cada elemento que lo conforma ( sonador). Debe sentir cada expresión y cada reaccion ( realista). Debe tomar distancia suficiente de su historia para echarle una segunda mirada (critico)”.
La primera mirada se centra en la interacción entre el soñador y el realista y la segunda mirada esta en el poder del crítico.Y aqui es donde para modelar esta estrategia, la fragmentamos en tres perspectivas diferentes:
1) El soñador- Visión de la película completa de la idea, la persona debe ver claramente en su mente como habrá de colocarse cada elemento de su idea.
2) El realista- Sentimiento y acción la persona debe sentir cada expresión y cada reacción que conforma su idea.
3) El crítico- tomar distancia de la historia para echarle una segunda mirada. La persona vera si hay algo o alguien de mas o menos, si la presentación de la idea va a ser interesante o atractiva para el objetivo, también debe cerciorarse que los personajes que incluya en su idea resulten interesantes. Esta segunda mirada del critico, es algo así como ver con otros ojos la idea, es como estar alejado para no verse influido sobre el soñador.

Los pasos de la estrategia de creatividad de Walt Disney



1 - Escoge un reto o objetivo a solucionar, o una situación con la que te vayas a enfrentar y piensa en él.
2 - Adopta la posición de un soñador. Tu papel es el de generar una lluvia de ideas y todas las posibilidades y alternativas que se te ocurran. No las analices ni evalúes. Simplemente apúntalas. Para inducirte en este estado puedes adoptar la fisiología de un soñador. En el caso de un soñador, es posible que desees levantar la cabeza y los ojos ligeramente. A continuación, puedes hacerte preguntas como:
¿Qué quiero lograr?
¿Cuál es mi propósito?
¿Cuáles son los beneficios?
¿Cómo sabré que los tengo?
¿Cuándo espero obtenerlos?
¿Adónde quiero que me lleve esta idea en el futuro? 3 - Pasa a la posición de un realista. Esta fase por lo general implica la organización de tus ideas. En esta posición, inclina ligeramente tu cuerpo hacía delante y con una mirada hacia el horizonte. A continuación, hazte preguntas como:
¿Cuándo estará completado el objetivo?
¿Quién o quiénes van a estar implicados?
¿Cuál será el primer paso? ¿Y el siguiente? ¿Y el siguiente?…
¿Cuál será la información que me indique que estoy avanzando o retrocediendo?
¿Cómo sabré que mi objetivo ha sido alcanzado? 4 - Una vez terminado pasa a la posición de crítico. Esta es muy importante ya que sirve como un filtro y como un estímulo para el refinamiento de esa idea. En esta etapa, tendrás que comprobar y evaluar el plan. Para ello adopta una postura angulada, con la cabeza algo inclinada y la mirada un poco levantada y tócate la barbilla o la cara con la mano. Y ahora puedes preguntarte:
¿A quién afectará esa idea?
¿Qué necesidades y recompensas tienen las personas afectadas?
¿Por qué razón alguien podría objetar esa idea o plan?
¿Qué aspectos positivos existen en la actual forma de hacer las cosas?
¿Cómo podría preservar estos aspectos cuando se lleve a cabo el plan?
¿Qué le falta al plan? ¿Qué necesita en su estado actual? 5 - Después de que hayas terminado con las tres posiciones perceptivas diferentes, vuelve a la posición del soñador. Cambia el plan de forma creativa para disfrutar de lo que has aprendido desde el realismo y la crítica. Continúa con la ejecución a través de todas las tres posiciones hasta que creas que el plan se ajusta congruentemente entre sí.
La verdad es que ser creativo y convertir las ideas y sueños en realidad no es exclusivo del don de unas pocas personas. Tú también puedes ser dueño de esta “extraordinaria” capacidad si usas adecuadamente esta estrategia de creatividad de Walt Disney.


http://es.paperblog.com

Cómo superar el pasado

 

La clave para hacer que lo que viviste en tu vida deje de doler y de afectarte no solo a nivel emocional sino en la construcción de tu propia vida pasa por cambiar tu punto de vista... Sucede que si por ejemplo te encuentras con una vasija llena de agua caliente y otra de agua fria y sumerges tu mano derecha en la de agua helada y la izquierda en la de agua caliente ...dejándolas un buen rato...y luego las sacamos para sumergirlas en otra vasija o recipiente donde hayamos mezclado agua caliente con agua fria ...¿ imaginas que puede suceder? Pues que sencillamente en tu mano derecha sentirás calor y sentirás frio en tu mano izquierda .
¿ Por que ocurre esto? Porque el resultado , el sentir... depende de cómo este tu mano en ese momento . En la vida algo puede ser visto como malo o bueno dependiendo de como gestiones lo que te ocurre o ocurrió. Personalmente mi vida cambio cuando cambie mis referencias . Esta es la idea de relatividad de la que nos hablo Einstein.
Si eres capaz de cambiar tu punto de vista ... crear una mente más sana y feliz ... no podrás cambiar tu infancia pero sí la interpretación que haces de ella y comenzar a vivir con libertad y siendo tú mismo.

 
 Aqui os dejo una técnica que os puede ayudar muchisimo , Dispuestos a cambiar vuestra percepción de lo ocurrido?

Paso 1: ¿ cuáles han sido los cinco mayores problemas que tuviste en tu infancia?


Piensa y anótalos...

Paso 2: Reele esa lista y calificalos de 1 a 10 ... siendo un 10  aquello que te molestó profundamente e insoportablemente...

Paso 3 : Escribe ahora las cinco mayores desgracias que podrían haber ocurrido en tu vida pero no ocurrieron 
( han de ser tan grandes que tu puntuación sería de 10)

Observa las que pusiste en la lista una del paso 1, y compáralas con el 10 de las cinco dresgracias que podrían haber ocurrido y no ocurrieron.

 ¿ Qué sucede? ¿Cómo te sientes? De repente tienes la sensación de que tus problemas son triviales...

¿Por qué ? Simplemente porque has cambiado el punto de referencia...

"Lo que cuenta no es lo que sucede .. sino como interpretamos y cómo reaccionamos ante ello"


Relativizando de este modo nuestros problemas abandonamos el centro drámatico de nuestras vidas para darnos cuenta de que realmente permanecer en el papel de victima poco ayuda... en realidad crecemos cuando nos damos cuenta de que todo eso paso , que no volverá y extraemos la enseñanza de  todo aquello , el para qué lo vivimos más que el por qué ....
La realidad no es la realidad ... es lo que interpretamos de ella .. lo que filtramos atrves de nuestras creencias ... prejuicios etc...
Si cambiamos nuestro punto de referencia esto afectará muy positivamente al modo de tratarnos ... amarnos etc es decir contribuiremos a una sana autoestima ...

La Psicoterapia Transpersonal te proporciona herramientas concretas para el cambio y la superación de tus conflictos y desafíos, potenciando una actitud optimista y positiva hacia ti mismo/a y hacia la vida. 
Un abrazo hondo 

Soraya Founty.
Psicóloga y Terapeuta Transpersonal e Integral
www.mundotranspersonal.com


21 de agosto de 2013

Ciencia y Espiritualidad: dos aspectos de una misma realidad


La búsqueda científica y la búsqueda espiritual han sido las dos grandes búsquedas de la humanidad pero de alguna manera se ha desarrollado un sentimiento de que la ciencia es antagónica de la espiritualidad. Vamos a examinar si esto es realmente cierto o se debe más bien a que damos a la ciencia y a la espiritualidad significados muy estrechos. La búsqueda científica es para descubrir el orden en el mundo externo del tiempo, espacio, energía y materia. La búsqueda espiritual es para descubrir el orden en nuestra conciencia. En tanto que la totalidad de la realidad se construye por ambas: materia y conciencia. ¿Por qué la búsqueda de la comprensión del orden en el mundo externo es antagónica a la búsqueda del entendimiento del orden en el mundo interior de nuestra conciencia? Si miramos sus orígenes, encontramos que ambas búsquedas se han originado en la indagación humana. Nosotros los seres humanos deseamos cuestionar lo que nos rodea, lo que está sucediendo dentro de nosotros y alrededor de nosotros. Deseamos observar a fin de averiguar. Si nos hacemos la pregunta, “¿Por qué somos inquisitivos?”, no hay respuesta. No es siempre para un propósito. Somos inquisitivos por naturaleza. El propósito es una derivación de ello, no la meta de la pregunta.
.
Por ejemplo, la tecnología es un derivado de la ciencia, pero no es la razón de la ciencia. La búsqueda científica estuvo allí mucho antes del desarrollo de la tecnología. Nos estábamos preguntando por qué el cielo es azul, y por qué el sol sale y se pone, por qué los árboles crecen, por qué hay muchas especies alrededor de nosotros, por qué los eclipses ocurren y todo eso, mucho antes de que la tecnología se aplicara. De la misma manera, preguntas como -¿Quién soy yo? ¿Cuál es el propósito de la vida?, ¿Por qué hay tanto conflicto y violencia dentro de mí? ¿Es posible encontrar una especie de orden dentro de mi conciencia? ¿Qué es la muerte? ¿Hay algo más allá de la muerte? Estas son todas preguntas en el campo de la espiritualidad. Como resultado de esta búsqueda se han organizado las diferentes religiones que han surgido como un subproducto. Hubo grandes pensadores que encontraron cierta verdad en sus conciencias, que encontraron cierto orden –podríamos llamarle a ese orden amor, compasión, armonía… Como resultado de ese estado, trataron de comunicar la verdad que habían visto y se convirtieron en líderes religiosos alrededor de los cuales se organizaron las religiones. Estas religiones institucionales se desarrollaron como subproductos de la búsqueda espiritual de la misma manera que se desarrollaron los subproductos de la búsqueda científica. ¿Por qué la investigación científica ha avanzado tanto, pero cuando se trata del entendimiento de nosotros mismos, de encontrar cierto orden en nuestra conciencia, la humanidad como un conjunto ha sido un fracaso absoluto? Con la excepción quizá de un puñado de hombres como Cristo o Buda, quienes podrían haber encontrado la respuesta para ellos mismos, el resto de la gente no la ha encontrado. Esto ha creado un desarrollo desproporcionado en la sociedad en la cual, a su vez, se está creando una crisis mundial. Una de las razones del por qué la búsqueda científica ha progresado tanto, es debido a que hay un tremendo orden en la naturaleza. La naturaleza sigue un plan, funciona a través de ciertas reglas y la ciencia ha estado tratando de descubrirlas. El científico no tiene idea de por qué debe haber leyes y por qué deben ser universales, pero encuentra que así es. Tampoco sabemos por qué la naturaleza sigue esa peculiar forma lógica que el hombre ha desarrollado a la que llama matemáticas. El universo entero sigue un orden que nosotros hemos sido capaces de determinar usando algunos supuestos fundamentales, aplicando muchas matemáticas y lógica a ellos y derivando resultados. Encontramos que los resultados así obtenidos cuadran con lo que pasa en la naturaleza; lo cual significa que de alguna manera esta lógica opera en la naturaleza.
.
Podemos solamente decir que así es la naturaleza del orden en que se manifiesta el universo. Somos estudiantes de la naturaleza que nos ha dado una conciencia que puede observar y pensar. A través de esto podemos encontrar alguna relación de causa y efecto, pero no podemos contestar por qué la naturaleza es así. La otra razón del porqué la búsqueda científica se ha desarrollado tanto es porque el observador está en términos generales separado de lo observado. Cuando mi conciencia o mis sentidos están viendo algo y haciendo un experimento sobre ese objeto, ese objeto está separado de mí. No hay mucha interacción entre el observador y lo observado y por lo tanto es relativamente fácil ser objetivo sobre aquello que estamos viendo. Esto se descompone cuando en el mundo cuántico de las partículas elementales, como el electrón, para el cual el mero acto de la observación parece afectar el estado de la partícula. En la ciencia, los errores humanos se detectan rápidamente porque las conclusiones están puestas a prueba por otra gente. De esta manera la ciencia trata de eliminar la subjetividad de un observador particular. Cuando nos encontramos con la búsqueda religiosa nos encontramos contemplando a nosotros mismos y el observador es el observado. Por lo tanto, la interacción entre el observador y el observado es enorme y se hace más difícil ser objetivo. Uno puede ilustrar esto con un ejemplo: Si tratamos de observar cómo vamos a dormir, nuestra conciencia decrece porque cuando estamos dormidos no estamos concientes. Por tanto la mente no se puede observar así misma yendo a dormir. Además, el orden no está presente en la conciencia; tiene que descubrirse al terminar el desorden. En la búsqueda científica nuestro entendimiento es aditivo en la naturaleza. Lo que Newton hizo durante toda su vida lo podemos ahora aprender en dos o tres años en la universidad y en base a ello descubrir aún más cosas. El conocimiento de lo que la gente ha hecho antes nos ayuda a aprender eso rápidamente y descubrir más allá de eso. En la búsqueda espiritual, el conocimiento no ayuda. En efecto, puede ser un obstáculo si uno se apega a ello. Lo que Buda descubrió y sostuvo, puedo leerlo y encontrar el conocimiento del Budismo, incluyendo todo lo que se ha dicho sobre Buda. Todo ese conocimiento podría hacerme un profesor de la filosofía budista, ¡pero el profesor de filosofía budista no es Buda!
.
Uno no puede encontrar el orden que estaba dentro de la conciencia de Buda meramente a través del conocimiento. Por tanto, un estudiante de Buda tiene que observar nuevamente y redescubrir lo que Buda descubrió a fin de encontrar ese orden en su propia conciencia. Uno no puede simplemente aprenderlo como un conocimiento. Uno requiere algo más allá del conocimiento, a saber una revelación (insight) de la verdad. Sin una revelación, que es una percepción directa de la verdad, no hay alteración de nuestra conciencia. En el cambio de la ciencia también una revelación es esencial pero solamente para la primera persona que descubre la verdad. Si Einstein no hubiera tenido una revelación profunda sobre las cuestiones del espacio, tiempo, materia y energía, su mente no podría haber encontrado una total percepción que no existía en la física clásica. Su mente tenía todo el conocimiento de la física clásica, pero también tenía cierta libertad de lo conocido a fin de tener una revelación de la verdad que estaba entonces totalmente fuera del cambio de lo conocido. Todos los grandes descubrimientos científicos son resultados de dichas revelaciones (insights). Después de que el científico ha tenido la revelación y encontrado una verdad, la pone en forma de ecuación, la deduce y la verifica lógicamente. A partir de allí, es enseñado no a través de la revelación sino a través de la lógica. La ciencia no se enseña a estudiantes de la misma manera en que realmente ocurrieron los hechos, se enseña de manera racional, de formas lógicas. El conocimiento y la lógica tienen una secuencia y el aprender esas secuencias es suficiente porque de esa manera funciona, ¡aún a pesar de no haber tenido la revelación! En la búsqueda espiritual, si uno no tiene una revelación uno tiene solamente cenizas. Por tanto hay varias dificultades inherentes a la búsqueda espiritual, Además, me parece, que no hemos sido inteligentes sobre la búsqueda espiritual. Miremos lo que la humanidad ha hecho. De la misma manera que ha habido grandes científicos como Einstein, Newton, Galileo, Darwin, etc., ha habido también grandes maestros espirituales.
.
La gente respeta a esos grandes maestros espirituales porque han encontrado un cierto estado de conciencia que era de amor y compasión, una conciencia universal que no estaba dividida del resto del mundo. ¿Pero qué hicieron sus seguidores? Los seguidores dijeron, “Este hombre es nuestro gurú, nuestro maestro, nuestro salvador, nuestro líder, por tanto hay que adorarlo”. Tomaron sus palabras y las propagaron. Crearon un sistema, una organización que se convirtió en iglesia. Los seguidores no encontraron la verdad, ellos estaban satisfechos con propagar la palabra. Suponga que los científicos hubieran hecho lo mismo, habrían edificado un templo a Newton y hubieran dicho, “somos newtonianos, Newton es nuestro líder, todo lo que dijo Newton es verdad y vamos a propagarla” y otro grupo de científicos hubieran hecho eso para Eisntein y dijeran, “Somos einsteinianos”. ¿Los habríamos llamado científicos? Pero en el campo de la espiritualidad, hemos sido muy crédulos. Si un hombre viste con cierto tipo de vestimenta, va y hace cierto ritual, enciende la lámpara de una cierta forma, etc., lo aceptamos como un hombre santo. Hemos perdido la visión del hecho que también ésta es una búsqueda, una indagación. A menos de que un ser humano encuentre orden en su conciencia, no es un hombre religioso. Nada tiene que ver con rituales, con el vestido que usemos, con las palabras que pronunciamos o los libros que leemos. No tiene nada que ver con alguna habilidad o conocimiento que tenemos en nuestra cabeza. El otro factor que ha seriamente empantanado la búsqueda religiosa es la creencia. ¿Qué significa una creencia para una persona que está en búsqueda de la verdad? Nos tenemos que referir a ella de la misma manera que los científicos lo han referido tratándose de una teoría. La teoría no es la verdad, el modelo no es la realidad. Tenemos que hacer experimentos para encontrar lo que es la verdad. Pero cuando tenemos una creencia, estamos únicamente aceptando algo sin ninguna evidencia, lo cual tiene muy poco valor. Rechazar rápidamente una idea tampoco tiene valor. La aceptación es tan falsa como el rechazo. Sólo cuando escuchamos y consideramos, y no aceptamos rápidamente ni rechazamos sino vivimos con la pregunta y la exploramos a través de nuestras observaciones, es que podemos conseguir algo de verdad como resultado de ello. La búsqueda religiosa no ha ido lejos porque la hemos interpretado para significar una creencia y la práctica de ciertos rituales, etc. Pensamos que nos puede proporcionar paz en la mente, de que nos va a traer algo divino. Eso es una ilusión. La oración nos puede dar cierta paz de la mente momentáneamente, pero si tu mente fue perturbada ayer, será perturbada mañana porque las causas son aún operativas. Si los problemas no se resuelven en el origen, la causa está aún allí y el efecto está presente allí también. La tercera cosa que institucionalizaron las religiones fue que dieron un código moral – lo que es correcto, lo que está equivocado, qué hacer y qué no hacer-. Debemos examinar si uno pude encontrar la virtud a través de la práctica de acciones virtuosas premeditadas. Una acción particular, cuando se repite, pronto se hace un hábito y uno puede sentirse virtuoso sin haber encontrado la virtud. Esa es una seria dificultad en la búsqueda espiritual. Si soy agresivo, violento, odioso, ¿puedo practicar la no violencia? Yo proyecto una idea que la no violencia significa no golpear a una persona, y por tanto me abstengo. Me enojo, siento como que estoy golpeando a la otra persona, pero no la golpeo diciendo que estoy practicando la no violencia. Pero en mi conciencia hay aún odio, hay aún agresión. Sólo he evitado la manifestación externa. Seguramente hay no violencia solamente cuando hay fin a la violencia en la conciencia. En la medida en que soy internamente violento y pienso que estoy practicando la no violencia, sólo es control. Y el autocontrol es algo totalmente diferente al fin de la violencia. Todos esos mandamientos religiosos sólo conducen al autocontrol. El autocontrol puede ser necesario, pero no altera la conciencia dentro de nosotros. El autocontrol nunca traerá el entendimiento y el fin de la violencia dentro de nuestra conciencia. La virtud es un estado de la mente. Sólo hay virtud cuando termina el desorden. La violencia, odio, celos, posesión son todos una parte del desorden en nuestra conciencia. Uno no puede imponer orden o desorden a través de la disciplina. Si hacemos eso, es todavía una parte del desorden; sólo es control y ese control es parte del desorden. La necesidad de imponer orden a uno mismo surge solamente cuando hay desorden en la conciencia. Por tanto el orden impuesto es desorden realmente. La represión es violencia dentro de nosotros mismos; así que la violencia está allí y nada cambia internamente. Desde luego la acción externa importa también en la medida en que el autocontrol pueda ser necesario pero no cambia nada interiormente.
.
Aún estamos en conflicto cuando estamos únicamente controlando. Si nos estamos reprimiendo, peleando con nosotros mismos, entonces lo que está controlado y superado un día tendrá que ser controlado todos los días, lo cual significa que toda nuestra vida se vuelve un campo de batalla. No es una vida religiosa aquella en la que se está en constante batalla consigo mismo. Todo desorden tiene una causa y en la medida de que esa causa exista existirá el desorden. Por lo tanto la búsqueda religiosa es una búsqueda de las causas del desorden en nuestra mente. Al igual que un científico limpia sus instrumentos y lentes para asegurar que no distorsionarán la observación de los hechos, el hombre religioso tiene que eliminar el desorden en su mente ya que ella es el instrumento con el que observa. El desorden es causado por las ilusiones y las ilusiones terminan solamente cuando hay una percepción directa de la verdad. La búsqueda espiritual es por tanto la búsqueda del conocimiento de sí mismo y la virtud un resultado de esa búsqueda. Tal enfoque a la espiritualidad es independiente de cualquier dominación y es por tanto universal, como la ciencia. Así como no hay tal cosa que se llame ciencia india o americana, así también hay una mente religiosa- la mente que ha encontrado el amor, compasión, paz y armonía no es una mente hindú ni una mente cristiana o budista. Estas divisiones surgen porque hemos dado igual significado a la creencia y a la religión. La mente verdaderamente religiosa está en búsqueda de la verdad, la cual se sustenta en lo desconocido. La ciencia también postula la verdad como lo desconocido y continuamente refina sus modelos tratando de aproximarse a ella. Son nuestras ilusiones las que nos dividen en comunidades religiosas separadas. Las religiones institucionales diferentes son subproductos históricos de la búsqueda espiritual del hombre y la necesidad de ser distinguidos de la propia búsqueda. Igualmente necesitamos distinguir entre ciencia y su subproducto que es tecnología. La ciencia es la búsqueda de la verdad en tanto que la tecnología resulta del deseo del hombre de poder y comodidad. El desenfrenado uso del poder ha creado todo tipo de problema ecológico que el mundo está enfrentado hoy. Son resultado de la mente codiciosa y el egoísmo, no debido a la búsqueda científica en sí. La humanidad necesita continuar con las búsquedas científicas y religiosas sin enredarse o confundirse con sus subproductos. Realmente ambas -la búsqueda espiritual y científica- son dos indagaciones complementarias de la realidad. Cualquier sentimiento de antagonismo entre ellas es producto de la estrechez en la visión. La ciencia tiene que ver con lo que es mensurable; la religión tiene que ver con la búsqueda de descubrir y entender lo inmensurable. Un científico no es inteligente si niega la existencia de lo inmensurable.

No hay nada que se le pueda llamar anti-ciencia, hay mucho más allá de la ciencia. Las dos búsquedas tienen que ir de la mano. Nosotros no únicamente necesitamos tener una comprensión de las leyes que gobiernan el fenómeno que está ocurriendo en el mundo externo alrededor de nosotros, sino también necesitamos descubrir orden y armonía en nuestra conciencia. El entendimiento humano es incompleto a menos que cubramos ambos aspectos de la realidad; la materia así como también la conciencia. En efecto, la división entre las búsqueda científica y espiritual es en sí una creación de la mente humana. La realidad es una totalidad indivisa que incluye la materia y la conciencia. Nuestros pensamientos, siendo limitados por la nuestra experiencia, dividen el mundo externo del interno de nuestra conciencia, en mucho de la misma manera que nuestra mente divide el tiempo del espacio, aunque ambos son aspectos de un único continuum. Ambos -el hombre científico y el religioso- necesitan estar agudamente concientes de las limitaciones de la mente humana y trascenderlas si aspiran a tener una percepción holística de la realidad. La educación necesita orientarse a la creación de una mente que pregunta, que cuestiona, que es a la vez científica y religiosa al mismo tiempo si hemos de prevenir la crisis que está enfrentando la moderna civilización.

. Por el Prof. P. Krishna. Ex-Rector del Centro de Educación de Rajghat Fundación Krishnamurti de la India, Varanasi. Traducción: Salvador D. Rojas Abril 10, 2005.-