19 de febrero de 2017

Recobrar la vitalidad y la ilusión.

Hoy quiero presentarte algunas ideas que te ayudarán en esos momentos de oscuridad que todos pasamos y que aveces parecen interminables.

Toma nota:

 “El dolor que siento tiene una razón de ser”

Sentir dolor es una de las características humanas. Si no lo hicieses, no podrías apreciar todo lo bueno que tiene la vida, ni tampoco aprenderías lo difícil que son a veces las cosas, y lo fuerte que debes ser. El dolor tiene una razón de ser: descubrirla, o aprender a convivir con ella es algo que te llevará tiempo, pero debes convencerte de que tarde o temprano lo lograrás.

El miedo es una buena razón para empezar a amar”

Sentir miedo es algo habitual: miedo a lo que no conoces. Miedo a ser lastimad@. Miedo a equivocarte. Sin embargo, detrás del miedo hay ilusión, hay ganas, y todo esto puede indicarte que aquello por lo que luchas, que te hace sentirte tan asustad@, puede ser algo que realmente valga la pena. 

“Cuando limpio mis pensamientos, limpio también mi vida”

A veces es necesario pasar un tiempo a solas, sin nadie más para entender por qué te afecta de ese modo este mal momento. Comprenderte y tener compasión hacia tu propio dolor  es importante para integrar ese dolor y aprender a vivir con él . No se trata de rechazar dichos pensamientos sólo de darles la bienvenida  y ver para que están en ti ... que pretenden y dejarlos ir luego 

 No debo luchar contra el dolor, debo acogerlo”

Luchar contra el dolor es algo realmente peligroso. De hecho, concentrarte en no experimentarlo solo te hará sentir peor. ¿Qué debes hacer entonces en esos malos momentosSimple. Dejar que pase. Has de sentir ese mal trago y has de experimentarlo. Una vez que haya pasado, sin darle mayor importancia, estarás preparado para poder avanzar y estar mejor que ahora.Puedes utilizar meditaciones adecuadas a cada proceso que vivas.

“Soy único, valgo la pena y decido ser feliz”

Cuando pasas por un momento de debilidad, es probable que te sientas realmente pequeño, que no vales nada. Debes convencerte de todo lo bueno que has hecho, de lo que has logrado, y de las características que te hacen único. Porque no hay duda de que lo eres. Si no te lo crees hoy, repítelo mañana, y así hasta que logres el efecto que estás buscando pero no olvides sentirlo para que tu inconsciente lo haga realidad. ¡Funciona de verdad!